3 de febrero de 2011 / 17:53 / hace 7 años

Nueva York prohibirá fumar en parques y playas

Por Basil Katz

NUEVA YORK (Reuters) - La ciudad de Nueva York dio el miércoles un paso más hacia la prohibición de fumar en parques, playas y otros espacios públicos al aire libre, entre quejas de que el gobierno municipal podría haber ido demasiado lejos en su guerra contra la sal, la grasa y el humo.

El ayuntamiento aprobó por 36 votos a favor frente a 12 en contra las restricciones al tabaco, ampliando una prohibición ya en vigor de fumar en restaurantes y bares.

El alcalde, Michael Bloomberg, ha dicho que firmaría la ley, y tras este paso entraría en vigor 90 días después.

En la sesión del miércoles, los críticos con el proyecto denunciaron los peligros del tabaco, pero dijeron que con esta prohibición el Gobierno se estaba extralimitando.

“Realmente creo que el Gobierno está siendo demasiado restrictivo en esta cuestión en particular”, dijo el concejal Robert Jackson, un demócrata de Harlem. “Es una sociedad totalitaria que va a tener este tipo de restricciones”, agregó.

Con estas restricciones, Nueva York se uniría a ciudades como Chicago y San Francisco en su protección a los no fumadores en lugares públicos.

Los encargados de velar por el cumplimiento del proyecto de ley serían los miembros del departamento de Parques de la ciudad, que dijeron que realizarían una advertencia antes de imponer una multa de 50 dólares. La policía no se encargaría de la prohibición.

La medida incluye la prohibición de fumar en paseos marítimos y plazas peatonales como la de Times Square, donde la ciudad proporciona mesas y sillas.

“Este verano, los neoyorquinos irán a nuestros parques y playas en busca de aire fresco y diversión y podrán respirar un aire incluso más limpio y sentarse en una playa que no esté llena de colillas de cigarrillos”, dijo Bloomberg en un comunicado.

Durante el gobierno de Bloomberg, la ciudad ha promovido otras medidas sanitarias como una prohibición de las grasas trans en los restaurantes y una exigencia de que los establecimientos de comidas muestren un recuento de las calorías en sus menús.

El alcalde también ha hecho campaña para que las compañías de alimentación reduzcan los niveles de sal en sus productos y para que el Gobierno federal prohíba la compra de bebidas azucaradas con cupones alimenticios, unos vales federales utilizados para comprar comida por 42 millones de estadounidenses con bajos ingresos.

Traducido por Blanca Rodríguez en la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below