Aficionados a corridas de toros rechazan prohibición en Ecuador

miércoles 16 de febrero de 2011 18:01 GYT
 

Por Hugh Bronstein

QUITO (Reuters) - La sangre brota a borbotones de una herida que abrió el hombro izquierdo de un toro, mientras los alaridos del matador se mezclan con los gritos en contra del presidente de Ecuador.

La política ha llegado a la Plaza de Toros de la capital ecuatoriana, que alberga uno de los festivales taurinos más importantes de América Latina, después de que el presidente Rafael Correa decidió prohibir la tradición que divide opiniones aquí y en todo el mundo.

Correa, una de las figuras más activas y prominentes de un bloque regional de líderes socialistas, quiere prohibir las corridas de toros por medio de un referendo que se efectuará en los próximos meses.

El mandatario dice que la medida busca respetar las protecciones ambientales consagradas en la nueva Constitución de la nación andina.

Pero una multitud de varios miles de personas, que se reunieron en la Plaza para una reciente noche de toros organizada para protestar contra el referendo, no estuvo de acuerdo.

"¡Con o sin Correa, habrá toros en Quito!", gritaron mientras un toro echaba humo de la nariz, en una noche fría característica de la capital ecuatoriana ubicada a 2.850 metros sobre el nivel del mar.

Combinado con el tradicional "¡Ole!" de los matadores cuando usan la capa y la espada para agotar al animal, la multitud expresó su enojo contra Correa por su intento de poner fin a lo que llaman una importante tradición cultural.

"¡Vas a aprender, Correa!", exclamó un espectador ante los vítores de la multitud, mientras el toro, llamado "Libertad", caía de rodillas tomando su último respiro. "Abajo Correa!", gritó otro.   Continuación...