Realidad es más extraña que la ficción en purga a policía de Río

jueves 17 de febrero de 2011 14:34 GYT
 

Por Stuart Grudgings

RIO DE JANEIRO (Reuters) - En la secuela de la película brasileña "Tropa de Elite", la policía de Río de Janeiro roba armas, asesina a sus propios colegas y establece un estado paralelo con el apoyo de sus jefes políticos.

Para los espectadores no familiarizados con Río de Janeiro, podría parecer exagerado creer que una red de corrupción pueda haberse propagado tan densamente a través de las fuerzas de seguridad de la ciudad.

Pero el arresto de 30 oficiales de policía la semana pasada y la caída de uno de los principales funcionarios de seguridad de la ciudad han probado que la realidad es tan extraña como la ficción cuando se trata de la ley y el orden en la segunda mayor metrópolis de Brasil.

La operación federal, lanzada con el nombre código "Guillotina", expuso profundos vínculos entre la policía y las bandas ilegales, que incluyen milicias compuestas por policías fuera de servicio, así como también por narcotraficantes que dominan muchas de las favelas de la ciudad.

La policía es acusada de aceptar sobornos de bandas de narcotraficantes a cambio de información, lavar dinero de apuestas ilegales y colaborar con grupos milicianos que gobiernan algunas comunidades a través de la violencia y la extorsión.

Los arrestos amenazaron con provocar una guerra dentro de la policía civil el fin de semana, cuando el jefe de ese departamento, Allan Turnowski, ordenó una redada al escuadrón contra el crimen organizado, liderado por su rival Claudio Ferraz, quien jugó un rol central en la operación Guillotina.

Turnowski, cuyo ex lugarteniente fue arrestado la semana pasada por aceptar sobornos en drogas, renunció el martes y ha sido acusado por un ex informante de recibir 500.000 reales (300.000 dólares) al mes de milicias. El niega las acusaciones.

"Cuando todas estas historias salgan a la luz podría ser necesario hacer 'Tropa de Elite 3'", escribió en su blog Fernando Gabeira, un diputado federal de Río de Janeiro.   Continuación...