27 de febrero de 2011 / 13:53 / hace 7 años

De trufas a relojes, crece el comercio de lujo en EAU

Por Martina Fuchs

DUBAI (Reuters) - Puede que el desempleo y el aumento de precios de los alimentos estén perjudicando a los pobres de otras partes de Oriente Medio y sacudiendo los cimientos de los gobiernos.

Pero en Dubái, ya sea se trate de trufas de chocolate de 272 dólares cada una o de celulares con joyas Dior incrustadas, los compradores están adquiriendo nuevamente productos de lujo, luego que la recesión afectara el consumo en el emirato del Golfo Pérsico.

Los problemas de deuda en Dubái y la crisis financiera internacional acabaron con el apetito de la exclusiva clientela de los EAU, pero el polo financiero y turístico del Golfo Pérsico está esforzándose por recuperar su trono como la capital mundial del lujo.

Chocopologie, una chocolatería que afirma vender la trufa más cara del mundo - “La Madeline au Truffe” - a 1.000 dirhams (272 dólares) cada una, abrió en diciembre su café boutique en Dubái y ya planea abrir otro en Abu Dhabi.

“La demanda de artículos de lujo está en aumento. El dinero está fluyendo nuevamente, y es más aceptable gastar dinero en delicias de lujo”, dijo la gerenta del lugar, Christel Mock, sentada en un sillón de terciopelo adornado con oro.

Dubái, conocido por sus opulentos hoteles e islas artificiales en formas de palmera, fue la segunda ciudad más atractiva del mundo para minoristas en 2009, inmediatamente después de Londres, pero por encima de París y Nueva York, según un estudio de la consultora CB Richard Ellis.

Pero los minoristas en Dubái vieron desplomarse sus ventas un 45 por ciento ese año cuando el emirato resultó fuertemente golpeado por la crisis financiera y su propia debacle inmobiliaria, según cálculos de la industria.

El sector minorista empezó a recorrer el lento camino hacia la recuperación en 2010.

La recesión vio cómo artículos de lujo dejaron de estar a la venta en el emirato, previo a vivir una reaparición impulsada por la demanda de emiratíes adinerados y el regreso de turistas de Rusia, China e India, según analistas.

La actividad comercial en el sector privado de los EAU llegó a un techo de 18 meses en enero cuando la demanda de productos no petroleros y servicios se hizo eco de la demanda local más fuerte.

“A los emiratíes les encantan los dulces. Mis clientes son mayormente de la elite emiratí, muchos son jeques y shayjas” dijo Mock de la chocolatería Chocopologie, local que cuenta con una sala privada donde los adinerados y glamorosos pueden tomar bebidas y degustar delicias en base a chocolate.

“El salón VIP es para que puedan hacer escapadas de incógnito sin estar expuestos”, dijo la gerente.

Mall of the Emirates, uno de los más grandes centros comerciales de Dubái, añadió más de 40 marcas de lujo en septiembre.

Mientras, la consultora inmobiliaria Colliers International espera un aumento del 30 por ciento en los locales de centros comerciales de Dubái para el período 2010-2013.

Desde que Chocopologie abrió el 12 de diciembre, ya ha vendido por encargo dos de sus trufas batidas a mano a 272 dólares. La delicia está rellena de ganache de chocolate amargo ecuatoriano rodeado del extraño hongo francés Perigord.

Mock dijo haber recibido muchas preguntas sobre la costosa delicia antes del día de San Valentín, el 14 de febrero.

Algunas otras trufas llevan nombres como Antoinette, un corazón de chocolate amargo bañado en chocolate blanco y agua de rosas francesas, y Amanda, un chocolate amargo con sabor a limón y verbena.

“Trabajo para una aerolínea internacional y recibimos chocolates de forma gratuita. La gente aquí compra muchas cosas que no tienen sentido”, dijo Matt Ege, un ex comerciante y ahora piloto.

RELOJES OSTENTOSOS Y ARTE EXCLUSIVO

Pero no sólo el chocolate está viviendo una reaparición en el mercado. El Grupo Rivoli de Dubái, en el que el Swatch Group tiene participación, vende relojes con cronógrafos aquatimer, teléfonos celulares Dior adornados con joyas y carteras de piel de ternera.

Para este año, el grupo espera que las ventas aumenten entre un 15 y un 20 por ciento.

Abraham Koshy, gerente general del Grupo Rivoli, dijo haber vendido “unos pocos” relojes Breguet Double Tourbillion Classique Grand Complication de platino, que valen 440.000 dólares cada uno, en los últimos meses, superando al mismo período del año pasado.

“La mayoría de los clientes proviene de hogares acomodados en los Emiratos Arabes Unidos y del Lejano Oriente y China continental”, dijo a Reuters.

“Estamos viendo un resurgimiento en el sector mecánico y en la relojería. La gente tiene una preferencia por los metales preciosos, el oro y el oro rosado”, agregó Koshy.

Analistas dijeron que el gasto de consumidores ha repuntado tras la crisis financiera y los problemas de deudas de Dubái, impulsado principalmente por el retorno de turistas.

“Los emiratíes pueden ahora gastar más. Los extranjeros que se han quedado aquí se han afirmado en sus empleos hasta cierto punto”, dijo Mahdi Mattar, director de investigaciones y economista jefe de CAPM Investment, con sede en Abu Dhabi.

“Esto se debe a una reducción en el índice de ahorro y un aumento en el gasto en EAU (...) Pero el principal factor son los turistas. Hemos visto un alza en arribos a los aeropuertos de Dubái y en las tasas de ocupación hotelera”, dijo Mattar.

La casa Sotheby’s dijo que planea incrementar su compromiso con la región, mencionando el potencial para ventas de arte de alta categoría y el interés de miembros de destacadas familias, quienes quieren concurrir a subastas más cerca de sus casas.

“Las shayjas tienen mucho interés. Desempeñan un rol muy importante en el desarrollo cultural y artístico, especialmente en el segmento exclusivo. Son muy activas en el mercado del arte”, dijo Roxane Zand, directora del Departamento de Oriente Medio de Sotheby‘s.

Sotheby’s ya había realizado dos ventas de arte en el Golfo en 2009 y 2010, ambas en Qatar.

“La estrategia de Sotheby’s ha sido más bien operar desde nuestros centros internacionales: Nueva York, Londres o París. Pero la venta de 2010 en Doha fue bastante exitosa. Esperábamos ganar 4 millones de dólares pero en realidad ganamos 5,2 millones”, dijo.

Por su parte, la casa Christie‘s, rival de Sotheby‘s, ya se ha posicionado en Dubái.

“Dubái es uno de los 10 principales centros de venta de Christie’s y ha sido vital para nuestro desarrollo en la región”, dijo Isabelle de la Bruyere, directora de Christie’s en Oriente Medio.

(1 dólar = 3,672 dirham de EAU)

Reporte de Martina Fuchs; Editado en español por Marion Giraldo y Rodrigo Charme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below