De trufas a relojes, crece el comercio de lujo en EAU

domingo 27 de febrero de 2011 09:47 GYT
 

Por Martina Fuchs

DUBAI (Reuters) - Puede que el desempleo y el aumento de precios de los alimentos estén perjudicando a los pobres de otras partes de Oriente Medio y sacudiendo los cimientos de los gobiernos.

Pero en Dubái, ya sea se trate de trufas de chocolate de 272 dólares cada una o de celulares con joyas Dior incrustadas, los compradores están adquiriendo nuevamente productos de lujo, luego que la recesión afectara el consumo en el emirato del Golfo Pérsico.

Los problemas de deuda en Dubái y la crisis financiera internacional acabaron con el apetito de la exclusiva clientela de los EAU, pero el polo financiero y turístico del Golfo Pérsico está esforzándose por recuperar su trono como la capital mundial del lujo.

Chocopologie, una chocolatería que afirma vender la trufa más cara del mundo - "La Madeline au Truffe" - a 1.000 dirhams (272 dólares) cada una, abrió en diciembre su café boutique en Dubái y ya planea abrir otro en Abu Dhabi.

"La demanda de artículos de lujo está en aumento. El dinero está fluyendo nuevamente, y es más aceptable gastar dinero en delicias de lujo", dijo la gerenta del lugar, Christel Mock, sentada en un sillón de terciopelo adornado con oro.

Dubái, conocido por sus opulentos hoteles e islas artificiales en formas de palmera, fue la segunda ciudad más atractiva del mundo para minoristas en 2009, inmediatamente después de Londres, pero por encima de París y Nueva York, según un estudio de la consultora CB Richard Ellis.

Pero los minoristas en Dubái vieron desplomarse sus ventas un 45 por ciento ese año cuando el emirato resultó fuertemente golpeado por la crisis financiera y su propia debacle inmobiliaria, según cálculos de la industria.

El sector minorista empezó a recorrer el lento camino hacia la recuperación en 2010.   Continuación...