ENFOQUE-Tiempos difíciles para vendedores de libros en Teherán

sábado 5 de marzo de 2011 10:35 GYT
 

Por Ramin Mostafavi

TEHERAN (Reuters) - Mientras Pejman Soltani acomodaba libros de literatura persa en su librería de Teherán, albergaba pocas esperanzas de que volaran de los estantes con rapidez.

Los difíciles momentos económicos han llevado a que iraníes se ajusten los cinturones y consideren los libros cada vez más como un lujo. Combinados con controles gubernamentales sobre la industria editorial, a libreros como Soltani les preocupa el futuro.

"Los clientes con frecuencia preguntan si no hay descuentos sobre los precios de los libros. Yo le pregunto, ¿acaso usted recibe un descuento en un sándwich?", dijo Soltani en una entrevista con Reuters en la elegante librería de dos pisos Vistar en el centro de Teherán.

El gerente de Sales, otra librería que, al igual que Vistar, también es una editorial, llegó a las noticias hace poco cuando dijo que estaba considerando cerrar su famoso comercio.

Mohammad Ali Jafarieh le dijo en enero a la agencia de noticias semi-oficial ILNA que ya habían cerrado más de 40 librerías en Teherán.

Los iraníes están sintiendo el efecto de los radicales recortes a los subsidios, una medida que el presidente Mahmoud Ahmadinejad ha denominado "el mayor plan económico de los últimos 50 años".

Los recortes a los subsidios a productos esenciales como combustible y alimentos no afectan directamente a los libros, pero la reducción a unos 100.000 millones de dólares en subsidios anuales que han mantenido los precios artificialmente bajos durante décadas está repercutiendo sobre la demanda de libros, según propietarios de librerías y clientes.

Lo que resulta crucial es que mientras los recortes a los subsidios están haciendo subir los precios de la gasolina, los alimentos y los servicios públicos, el costo de los libros no puede aumentar con la inflación al menos hasta la próxima tirada.   Continuación...