Liz Taylor no acompaña a Richard Burton en último descanso

domingo 27 de marzo de 2011 10:20 GYT
 

Por Andrew Callus

CELIGNY, Suiza (Reuters) - Pese a que vivió un cuarto de siglo más que él y buscó la fama que él despreció, incluso en su hogar adoptado en Suiza, Elizabeth Taylor siempre tuvo a Richard Burton como su esposo más recordado.

Según las historias que se cuentan de ellos, la pareja debía ser reunida al morir, y Burton, el actor británico que se casó y divorció dos veces con Taylor, está enterrado en Celigny, Suiza.

Pero cuando Taylor murió esta semana de una insuficiencia cardiaca, se estableció que la actriz descansaría en Los Angeles, dejando a Burton solo en su tranquila tumba ubicada a unos cientos de metros del lago Ginebra.

Los habitantes de la bella Celigny no están sorprendidos.

"Ella no venía mucho", dice Jaqueline Esseiva, una residente de 78 años que ha pasado su vida en el poblado, donde un alcohólico Burton murió de un ataque al corazón en 1984.

"No era suficientemente elegante para ella. Muy simple. En cambio él era amigable. Sin aires ni gracias", agregó.

La madre de Esseiva, de origen inglés, solía conversar con Burton, quien no comprendía francés pero frecuentaba los dos principales bares del lugar en las décadas de 1960, 1970 e inicios de la década de 1980.

Burton era popular entre los niños, quienes podían jugar con las ventanas eléctricas de su Cadillac negro. Los residentes narran que una vez estrelló su auto contra un muro tras una de sus habituales borracheras.   Continuación...