A los 37, la supermodelo Kate Moss dice que "se deja llevar"

miércoles 30 de marzo de 2011 13:01 GYT
 

HONG KONG (Reuters) - Después de dos décadas de vivir deprisa, la supermodelo británica Kate Moss dice que la maternidad y el trabajo creativo con importantes marcas de moda le han ayudado a iniciar una fase vital más apacible, aunque sigue agobiada por la persecución a los famosos.

"Estoy paranoica. Los paparazzi son una pesadilla", comentó.

"No creo que nadie se acostumbre nunca a que alguien se esconda en un arbusto (...) pone de los nervios ser observada todo el tiempo", dijo el martes la rubia modelo de 37 años en Hong Kong, donde presentó una tienda de la marca francesa de bolsos Longchamp.

Una de las decanas del mundo de la moda tras estrenarse en las pasarelas como una precoz y fumadora empedernida adolescente británica, Moss ha superado una serie de escándalos y sigue siendo favorita para casas como Dior y Louis Vuitton.

Fue fotografiada supuestamente esnifando cocaína en una fiesta hace más de cinco años, y fumó un cigarrillo en una pasarela de París este año, provocando la indignación de activistas antitabaco.

Preguntada sobre su permanencia en una industria tan caprichosa, Moss se reclinó en un lujoso sofá verde en su suite con vistas al puerto y dijo: "No tengo un plan (...) Simplemente me dejo llevar".

La familia Cassegrain, fundadora de Longchamp, acudió a Moss para diseñar varias líneas de bolsos de cuero, cautivada por su inimitable estilo personal y naturalidad.

"Lo que aporta a la marca es quizá un toque de rock and roll", dijo Sophie Delafontaine, directora artística del fabricante francés de bolsos, que prevé que las ventas en 2011 crezcan más de un 10 por ciento, ayudadas en parte por la presencia de Moss.

"Está muy cercana a su cliente porque es activa, trabaja, tiene una niña, viaja, a veces es casual y a veces es muy chic y glamorosa", añadió.   Continuación...