16 de abril de 2011 / 11:33 / hace 6 años

Estudiando en St. Andrews con la pareja real británica

Por Marie-Louise Gumuchian

LONDRES (Reuters) - Era una escena que se repite en todas las casas de estudios del mundo, cuando un padre orgulloso mira a su hijo dispuesto a sobresalir, embarcándose tanto en los estudios como en la juerga que caracterizan a la vida universitaria.

Acompañado por su padre, el príncipe Guillermo de Gran Bretaña llegó a la Universidad St. Andrews de Escocia vestido como un estudiante promedio: jeans, suéter y zapatillas.

Pero no era la llegada de un novato común. La policía detuvo el tránsito y cientos de personas se congregaron en las calles para desearle lo mejor en sus estudios.

Yo estaba en mi segundo año en la Universidad St. Andrews cuando el futuro rey de Inglaterra llegó en septiembre del 2001. Pero hacía mucho que esta pequeña y alborotada ciudad situada en la pintoresca costa escocesa estaba sintiendo toda la fuerza del "efecto Guillermo".

Días después de que en agosto del 2000 se anunciara que Guillermo estudiaría historia del arte en St. Andrews, la atención del mundo se centró en la ciudad de 16.000 habitantes, mejor conocida por sus campos de golf, sus playas limpias y edificios históricos.

Yo había ingresado a St. Andrews en julio de ese año y en un mes, preguntas como "¿Dónde queda St. Andrews exactamente?" se convirtieron en "¿Estarás ahí al mismo tiempo que el príncipe?"

La universidad fue inundada por postulantes cuando las futuras alumnas - muchachas en su mayoría- se dieron cuenta de que podrían estudiar junto a Guillermo.

Las cifras publicadas en ese momento mostraron que la cantidad de candidatos de Reino Unido se disparó en un 44 por ciento, mientras que la de extranjeros -muchos de ellos de Estados Unidos- subió en un 100 por ciento.

Los precios de las propiedades y los alquileres aumentaron. Comercios, restaurantes, cafés y bares abrieron sus puertas o se reinventaron.

"ST RANDIES"

Hasta su llegada, St. Andrews era un secreto bien guardado, con gran tradición, edificios antiguos y 6.000 estudiantes. La ciudad es sede de grupos de estudiantes en togas y "adopciones familiares" universitarias que incluyen grandes cantidades de alcohol y luchas de espuma de afeitar en la plaza principal.

Hay sitios desde los que se ve el Mar del Norte y un famoso campo de golf donde juegan estrellas de Hollywood. El tren desde Londres tarda al menos cinco horas hasta Leuchars, hogar de una base de la fuerza aérea, desde donde un autobús o taxi completan el tramo final del viaje hasta la ciudad.

El príncipe eligió St. Andrews por sobre otras universidades más obvias, como Cambridge u Oxford, en parte debido a su amor por Escocia. Los escoceses, a su vez, estaban encantados con que Guillermo estudiara en su antigua universidad más antigua, que fue fundada en 1413.

El resto del mundo quiso saber cómo sería su vida privada en la universidad que los tabloides apodaron "St. Randies".

Los medios acordaron con el Palacio de Buckingham que dejarían a Guillermo en paz tras una sesión de fotos a su llegada. Sin embargo, al poco tiempo hubo un incidente en el que la compañía productora de su tío, el príncipe Eduardo, ignoró el acuerdo y tomó imágenes en el campus.

Los estudiantes fueron advertidos que podrían ser expulsados si se filtraban historias sobre el príncipe.

Guillermo llevó una vida estudiantil de relativo bajo perfil. A menudo usando un gorro, caminaba por las calles sin ser molestado y hacía sus compras en el supermercado Tesco. Era visto con frecuencia estudiando en la biblioteca o en bares, donde se encontraba con amigos a beber.

Cuando la madre de un amigo lo vio una vez en el gimnasio de la universidad se volvió para mirarlo nuevamente y él se rió de forma amigable y tímida.

Sin embargo sí llamó la atención. Sólo tomó unos minutos tras su llegada a un bar para que el lugar se llenara de muchachas, todas dispuestas a verlo. Cuando jugaba rugby, las chicas se reían y trataban de fotografiarlo. Y por supuesto, circulaban rumores sobre con quién podría estar saliendo.

ROMANCE SE TORNA SERIO

No se sabe exactamente cuándo empezaron a salir Guillermo y Kate Middleton, pero los rumores apuntan a la Navidad de 2003.

En su primer año, Guillermo se alojó en residencias estudiantiles. Y fue en St Salvator's o "Sallies", un antiguo recinto con un comedor de paneles de madera y habitaciones con vista al mar, donde conoció a Kate.

Aunque Guillermo se perdió su Freshers Week, la semana de orientación y fiestas para los novatos, él y Kate se hicieron amigos cuando vivieron a puertas de distancia en Sallies. También cursaron la misma materia.

Ambos compartieron un departamento con dos amigos al comienzo de su segundo año. En ese momento, Middleton estaba saliendo con otro estudiante. Al año siguiente, Guillermo, Kate y sus amigos se mudaron a una cabaña afuera de la ciudad y ahí es donde su romance llegó a la plenitud.

Los periódicos británicos mencionan un desfile de caridad, en el 2002, cuando el interés de Guillermo pasó de una mera amistad a algo más serio.

En el desfile del centro de estudiantes, Kate caminó por la pasarela con un vestido tejido transparente, inicialmente concebido como una falda. Guillermo se ubicó en la primera mesa, donde invitados como yo, ovacionábamos a amigos que desfilaban tras meses de ensayos.

"Se escucharon las ovaciones usuales, pero ningún hurra en particular cuando ella apareció por la pasarela en ese vestido, ya que nadie sabía realmente quién era. No sabíamos cuán importante sería este momento", recuerda un amigo.

Kate también mantuvo un bajo perfil. Mis colegas y yo en el periódico estudiantil la entrevistamos un año para una nota sobre su "Freshers Week" y ella se mostró amigable y conversadora.

AMBIENTE INTIMO

Kate Middleton era conocida por ser compañera de departamento de Guillermo y una buena amiga, pero pocos habrían imaginado que el príncipe se había enamorado de su futura esposa en "la universidad más casamentera de Gran Bretaña".

St. Andrews se enorgullece de una larga tradición de casamientos entre alumnos. Dice que uno de cada 10 alumnos conoce allí a su pareja y en la graduación de Guillermo y Kate en el 2005, el rector les dijo a los egresados que podrían haber conocido a sus cónyuges.

Conozco a muchas de estas parejas, incluyendo a un amigo que se casará en julio con una ex alumna de St. Andrews en la capilla de la universidad.

La ciudad es el campus de la universidad, lo que posibilita que haya un clima íntimo. No tiene clubes nocturnos y los estudiantes socializan en cenas y en bailes de un club social.

La ventaja de que St. Andrews fuera tan pequeño fue que Guillermo estuvo bien protegido, pero la ciudad podría resultar claustrofóbica.

Trascendió que Guillermo se había desilusionado durante sus estudios y que Kate y su padre fueron responsables por alentarlo a no dejar la universidad y cambiarse a Geografía.

Editado en español por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below