26 de abril de 2011 / 17:52 / en 6 años

Película egipcia espera ser liberada por revolución

<p>Foto de archivo de parte del elenco de la pel&iacute;cula "Cairo Exit" durante la ceremonia de cierre del Festival Internacional de Cine de Dub&aacute;i, dic 19 2010. Antes de que una revuelta popular derrocara al autoritario presidente de Egipto este a&ntilde;o, parec&iacute;a imposible que una pel&iacute;cula sobre la desesperaci&oacute;n de la poblaci&oacute;n pobre de El Cairo pudiera ser estrenada en los cines del pa&iacute;s. REUTERS/Jumana El Heloueh</p>

Por Edith Honan

NUEVA YORK (Reuters) - Antes de que una revuelta popular derrocara al autoritario presidente de Egipto este año, parecía imposible que una película sobre la desesperación de la población pobre de El Cairo pudiera ser estrenada en los cines del país.

El director de “Cairo Exit”, Hesham Issawi, dijo que su película fue prohibida después de que se negó a hacerle los cambios exigidos por los censores egipcios, por lo que tuvo que filmar escenas a escondidas de las autoridades.

Pero después de las manifestaciones que expulsaron al presidente Hosni Mubarak del poder el 11 de febrero, Issawi espera que la prohibición sea levantada.

“Ahora creo que será diferente”, sostuvo en una entrevista luego de la presentación de “Cairo Exit” en el Festival de Cine de Tribeca, en Nueva York.

La película explora el sentimiento de desesperanza que ha llevado a muchos egipcios a emigrar, al igual que las diferencias que han fragmentado a la sociedad.

Filmada en El Cairo un año antes del levantamiento de 18 días, la película lidia con algunas de las penurias que condujeron a la revuelta, afirmó Issawi.

“En mi época, la gente quería irse a Estados Unidos. Ese era el sueño”, recordó el director, que a los 45 años lleva vivida casi la mitad de su vida en un exilio voluntario en el país norteamericano.

“En estos últimos años, todos querían irse. No importaba, clase rica, clase pobre, todos querían irse”, aseguró. “Era como si ya no pudieran respirar”, agregó.

“Cairo Exit” sigue a una joven pareja egipcia: Tarek, un musulmán que quiere escaparse a Italia, y su novia cristiana copta Amal, que también quiere irse pero le preocupa dejar a su anciana madre.

Por dinero, Tarek entrega almuerzos en las ostentosas mansiones de la elite de la ciudad, que son tan lejanas para la urbe de El Cairo como un hotel europeo de lujo.

Issawi, que es musulmán, dijo que su relación adolescente con una cristiana copta lo ayudó a inspirarse para el guión. Fue el tema religioso el que generó resistencia entre los censores egipcios, cuya aprobación es esencial para rodar una película en las calles de El Cairo, añadió.

Ansioso por comenzar a filmar e impaciente con las demoras en el proceso de aprobación, el director comenzó a trabajar sin autorización. Para mantener un bajo perfil, el equipo rodaba con pequeñas cámaras manuales, relató.

En enero de este año, la película ya estaba terminada e Issawi planeaba regresar a su hogar en California.

Cuando comenzaron las protestas en la capital el 25 de ese mes, intentó evitarlas. Pero a los pocos días, cuando ya era claro que estaba ocurriendo algo extraordinario, Issawi y su esposa, que también es egipcia, se sumaron a la revuelta.

Ahora Issawi está evaluando su propio exilio y dice que le gustaría volver a su país.

“Egipto está muy fértil ahora”, afirmó. “Si no usamos esta oportunidad, nada no va a ocurrir. No va a ser fácil, no va a suceder el año próximo, pero tenemos que construirlo”, concluyó.

Reporte de Edith Honan; Editado en español por Lucila Sigal

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below