Barenboim dirige concierto de música clásica en Franja de Gaza

martes 3 de mayo de 2011 14:18 GYT
 

Por Nidal al-Mughrabi

GAZA (Reuters) - El director de orquesta Daniel Barenboim, defensor de los derechos palestinos, rompió nuevas barreras al viajar el martes a la Franja de Gaza para dirigir un concierto de música clásica.

Músicos de algunas de las orquestas más importantes de Europa entraron en el empobrecido territorio costero desde Egipto por el puesto fronterizo de Rafah, en medio de fuertes medidas de seguridad, para formar la "Orquesta para Gaza" e interpretar "Eine Kleine Nachtmusik" y la Sinfonía No. 40 de Mozart.

La aparición de Barenboim y su orquesta, con miembros de la Staatskapelle Berlin, la Filarmónica de Berlín, la Filarmónica de Viena, la Orquesta de París y La Scala de Milán, es la primera en la memoria reciente de Gaza, donde la música tradicional árabe es más común.

El concierto de una hora de duración, al que acudieron unas 700 personas en el lujoso centro de al-Madha, tuvo lugar en el paseo marítimo en el norte de la Franja.

Estuvo organizado por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Medio (UNRWA), que se ocupa de los refugiados palestinos en la Franja de Gaza y Cisjordania.

Al presentar el evento, Barenboim aseguró que el concierto tenía lugar porque "esta es gente que se preocupa por ti, y por eso estamos aquí".

Este hispano-israelí nacido en Argentina hace 68 años se ha convertido en una figura controvertida en Israel por su clara oposición a la ocupación de Cisjordania, donde ha actuado en varias ocasiones.

Desde 1999 ha promovido contactos culturales entre árabes e israelíes y dirige la Orquesta del Diván Este-Oeste, integrada por jóvenes músicos árabes e israelíes, con sede en la ciudad española de Sevilla.   Continuación...

 
<p>El director de orquesta Daniel Barenboim durante un concierto en la Franja de Gaza, mayo 3 2011. Barenboim, defensor de los derechos palestinos, rompi&oacute; nuevas barreras al viajar el martes a la Franja de Gaza para dirigir un concierto de m&uacute;sica cl&aacute;sica. REUTERS/Mohammed Abed/Pool</p>