20 de mayo de 2011 / 14:24 / hace 6 años

Sean Penn hace de un roquero gótico catatónico en Cannes

<p>El actor Sean Penn durante una conferencia de prensa por el filme "This Must Be The Place" en el Festival de Cine de Cannes, Francia, mayo 20 2011. Penn interpreta a un roquero g&oacute;tico catat&oacute;nico en "This Must Be the Place", una extra&ntilde;a historia que sigue a la estrella del pop retirada Cheyenne desde una vida de lujo en Irlanda a la cacer&iacute;a de un guardia nazi de la Segunda Guerra Mundial en Estados Unidos.Eric Gaillard</p>

Por Mike Collett-White

CANNES, Francia (Reuters) - Sean Penn interpreta a un roquero gótico catatónico en "This Must Be the Place", una extraña historia que sigue a la estrella del pop retirada Cheyenne desde una vida de lujo en Irlanda a la cacería de un guardia nazi de la Segunda Guerra Mundial en Estados Unidos.

La película, dirigida por el italiano Paolo Sorrentino, compite en el Festival de Cine de Cannes, que trataba de volver el viernes a la normalidad tras la chocante expulsión del danés Lars Von Trier por bromear diciendo que era un simpatizante de Hitler.

La cara de Penn aparece muy maquillada con una base blanca, lápiz labial rojo y delineador de ojos negro y, con el pelo negro encrespado, su personaje recuerda al cantante de The Cure, Robert Smith, y a Ozzy Osbourne.

Haciendo juego con la apariencia poco común se suma un andar rebuscado de Penn y una voz estridente y afectada, con la que suelta frases cortas que expresan su desilusión con el mundo.

La sensación de desesperación e inercia sólo cambia cuando abandona una tranquila vida doméstica en Dublín con su mujer, interpretada por Frances McDormand, y emprende una cruzada para vengarse del hombre que había humillado a su padre judío en un campo de concentración.

La aparición de Penn en la película fue el resultado de una reunión con Sorrentino hace tres años en Cannes, cuando el ganador de dos Oscar era presidente del jurado y la película "Il Divo" del director se llevó el premio del jurado.

ELOGIOS A SORRENTINO

Consultado sobre por qué asumió el papel de Cheyenne, Penn respondió: "Hay una cierta especie de extravagancia (en las películas de Sorrentino). Hay una percepción del mundo que está bien pero que no había visto articulado como él lo hace".

"Hace películas rápidas sobre gente lenta y películas divertidas sobre gente triste. Tiene una humanidad que hace que valga la pena ver sus películas", agregó.

"Para mí es uno de los pocos, poquísimos maestros del cine de hoy en día (...) El tocaba el piano, yo pasaba las páginas", dijo.

Recordando su encuentro en el 2008, añadió: "Le dije, 'Paolo cuando quieras, donde quieras'".

La música desempeña un papel importante en la película, que se titula como una canción de Talking Heads.

El cantante del grupo David Byrne actúa en la película y tiene un pequeño papel como él mismo, mientras el viaje de descubrimiento de Cheyenne por América despierta de nuevo su pasión por la profesión que lo hizo rico y famoso.

"Creo que el rock and roll tiene un papel muy importante, porque contrarresta lo que creo que se ha convertido en una especie de enfermedad de la sociedad educada", dijo Penn.

El actor agregó que el tema de la venganza de la película se había visto reflejado recientemente en Estados Unidos, con la muerte de Osama bin Laden.

Traducido por Blanca Rodríguez en la Redacción de Madrid; Editado por Lucila Sigal

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below