Estatua de Juan Pablo II en Roma es duramente criticada

viernes 20 de mayo de 2011 15:38 GYT
 

ROMA (Reuters) - Una nueva y poco convencional estatua del fallecido Papa Juan Pablo II, con un hueco interior abierto que abarca casi todo el monumento, generó duras críticas de parte de expertos y del diario del Vaticano.

La inauguración de la imponente figura de bronce, realizada por Oliviero Rainaldi, afuera de la principal estación ferroviaria de la capital italiana debía marcar el término de las celebraciones por la beatificación de Juan Pablo II, un paso que lo acerca a la santidad.

La figura es una representación del Papa con su capa abierta y un brazo desplegado en señal de bienvenida.

Sin embargo, la figura de cuatro metros de alto provocó la consternación e iracundas reacciones de parte de diarios y críticos de arte, quienes han dicho que no logró capturar la esencia del hombre.

"El rostro sólo tiene un leve parecido con el Papa. Y, en conjunto, el resultado no parece lo suficientemente bueno", dijo el diario oficial del Vaticano, Osservatore Romano, que lo comparó con una carpa o un puesto de centinelas militares.

El crítico de arte Achille Bonito Oliva explicó al diario La Repubblica que los duros bordes de la escultura lo dejaron perplejo y que no reflejan el carácter gentil y preocupado de Juan Pablo II.

Pero agregó que "nos acostumbraremos con el paso del tiempo".

Rainaldi explicó que no intentó que la escultura se pareciera exactamente al pontífice, pero que deseaba capturar la naturaleza receptiva del fallecido Papa.

El artista le indicó al diario Il Messaggero que retrató a Juan Pablo II en la forma que él lo recordaba.

Juan Pablo II murió en el 2005 y su camino hacia la santidad ha sido acelerado gracias a su sucesor Benedicto XVI. A comienzos de mes, su ceremonia de beatificación atrajo a la mayor multitud reunida en Roma desde su funeral.

(Reporte de Catherine Hornby; editado en español por Patricia Avila)

 
<p>Una estatua del fallecido Papa Juan Pablo II durante su presentaci&oacute;n en el centro de Roma, mayo 18 2011. Una nueva y poco convencional estatua del fallecido Papa Juan Pablo II, con un hueco interior abierto que abarca casi todo el monumento, gener&oacute; duras cr&iacute;ticas de parte de expertos y del diario del Vaticano. REUTERS/Tony Gentile</p>