5 de junio de 2011 / 14:04 / en 6 años

Artistas de Irán disfrutan de nueva era dorada

Por Ramin Mostafavi

TEHERAN (Reuters) - Un nuevo capítulo ha comenzado para los artistas iraníes, quienes gozan de un auge en ventas e interés por parte de importantes casas de subastas internacionales como Christie’s pese de la crisis económica internacional y a las sanciones que afectan a Irán.

Las obras de pintores iraníes se han estado vendiendo a precios bastante elevados, no sólo más allá de las fronteras de su país sino también dentro del Estado islámico, donde muchos iraníes están sufriendo penurias económicas.

Muchos iraníes le temen al futuro, preocupados por los altos precios de los alimentos y los servicios públicos.

La economía de Irán ha sufrido con las sanciones internacionales impuestas por Occidente debido a sus actividades nucleares.

Las potencias mundiales sospechan que Irán está tratando de desarrollar armas atómicas bajo la fachada de un programa nuclear civil, pero Teherán dice que necesita energía nuclear para satisfacer su demanda doméstica de electricidad.

Las conversaciones con Irán sobre la suspensión de su programa nuclear a cambio de negocios y tecnología se han detenido en seco, y la última reunión en Estambul en enero no arrojó resultados.

Las sanciones apuntan principalmente a sectores vitales de la economía, como las finanzas y la energía, que según analistas eleva el costo del comercio al hacer que sea más difícil transferir fondos o asegurar cargamentos.

El Gobierno del presidente Mahmoud Ahmadinejad también ha recortado los subsidios al combustible y a los alimentos, que según críticos ha incrementado los costos de vida y la presión sobre los iraníes comunes.

Sin embargo, prevalece un apetito aparentemente inagotable de obras de arte iraní, independientemente de los diferentes estilos, soportes y precios. Hay más de una decena de galerías importantes dedicadas a la pintura en Teherán.

Trabajando desde una moderna oficina, Alireza Sami Azar, un analista de arte iraní, dice que el cambio de actitud hacia el arte en gran medida ha contribuido al actual auge del mercado pictórico, que espera que continúe creciendo.

“El reciente fenómeno que ha contribuido al creciente mercado es que este arte ahora está considerado como una forma de inversión, y por ende posee un aspecto cultural y financiero más que una razón artística y filantrópica detrás de él. Este apogeo data del 2006, cuando grandes casas de subastas como Christie’s llegaron a la región”, explicó Azar.

IRANIES ADINERADOS

Propietarios de galerías en Irán dicen que las sanciones tuvieron poco impacto negativo sobre el mercado artístico, dado que a los iraníes adinerados les ha costado más invertir en el extranjero y el estancamiento de los precios de las propiedades hacen que los bienes raíces sean menos atractivos.

“Sólo un poco cuando se trata de asuntos financieros y de transferencia de dinero (...) Más allá de eso, no hubo mayores cosas que hayan afectado el mercado”, dijo Sami Azar.

Christie‘s, propiedad del millonario francés Francois Pinault, tiene 14 salas de ventas por todo el mundo, desde Nueva York a Hong Kong.

Otras grandes casas de subastas, como Sotheby‘s, también han estado promoviendo su presencia en el Golfo para satisfacer la demanda de adinerados inversores árabes y expatriados que buscan añadir algo de “alma” a sus listas de compras en una región vista hace mucho como un desierto cultural.

Está en boga en la alta sociedad iraní contar con al menos una de estas pinturas, a veces sin ser conscientes del valor artístico de estas obras.

“Mi hija de cinco años pinta mejor que esto pero como todos mis amigos tienen este tipo de pinturas, tuve que pagar una fortuna para comprar dos también”, dijo Negar Bigdeli, la esposa del propietario de una fábrica, apuntando a dos obras colgadas sobre la chimenea.

Los precios récord del petróleo han ayudado a incrementar el poder adquisitivo en la mayor región exportadora de crudo del mundo, y ahora parte de ese ingreso disponible está siendo canalizado hacia el arte.

“El iraní Farhad Moshiri fue el primer artista de Oriente Medio cuya obra superó el millón de dólares en Christie‘s”, dijo Sami Azar, añadiendo que luego el autor Parviz Tanavoli vendió su escultura “Persepolis” por la cifra récord de 2,8 millones de dólares.

Los artistas iraníes Hossein Zenderoudi y Mohammed Ehsai se encuentran además entre los mejores vendidos, con obras que alcanzan los 1,6 millones y 1,2 millones de dólares respectivamente.

El propietario de Silk Road Gallery En Teherán, Anahita Ghabaian, dijo que el arte iraní tiene un atractivo global.

“Los eventos en Irán (a nivel político y económico) son de interés para muchos alrededor del mundo (...) de todos modos algunos piensan que los iraníes andan en camello (...) se sorprenden al descubrir que el arte iraní es tan avanzado”, dijo Ghabaian.

En un taller en la zona del norte de Teherán, Tanavoli, el escultor iraní mejor vendido, se muestra optimista sobre el futuro del arte de su país ahora que los iraníes adinerados lo consideran una forma de inversión.

“Hay mucho dinero dando vueltas en este país que en el pasado sólo era invertido en viviendas y acciones. Pero esto ha cambiado ahora”, afirmó.

Editado en español por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below