Adicción al sexo, azote de famosos, empieza a conocerse

sábado 18 de junio de 2011 09:34 GYT
 

Por Jackie Frank

WASHINGTON (Reuters) - La adicción al alcohol, al juego o a las drogas puede destrozar vidas, pero más controvertida y menos conocida es la abrumadora necesidad de satisfacción sexual, tan intensa que los psicólogos la comparan con la cocaína.

El congresista estadounidense Anthony Weiner tuvo que dimitir por la presión de sus compañeros demócratas, incluido el presidente Barack Obama, tras admitir haber enviado a unas jóvenes mensajes sexualmente explícitos y fotos comprometedoras de sí mismo.

Aseguró que estaba en tratamiento por un problema no especificado.

El golfista Tiger Woods ingresó en un centro de rehabilitación no especificado tras admitir varios "affaires" extramatrimoniales.

El actor David Duchovny es uno de los pocos que anunció públicamente su adicción al sexo. Ingresó en un centro de rehabilitación para desórdenes sexuales en 2008.

Pero la naturaleza sensacionalista de que los famosos y los poderosos reconozcan sus aventuras extramatrimoniales, la obsesión con el sexo por internet o las repetidas acusaciones de acoso sexual atraen una gran atención mediática, y una buena cantidad de bromas.

"La gente bromea con que si tuvieran que tener una adicción, querrían que fuera al sexo", dijo la terapeuta Stephanie Carnes, autora de "Mending a Shattered Heart".

El sexo, como la comida, es una necesidad primaria para los humanos. Con la llegada de internet, es fácil de conseguir, ya sea cibersexo o citas acordadas mediante páginas web. Pero el cibersexo es más fácil de ocultar y negar que el consumo de alcohol y drogas.   Continuación...