Murdoch cede presión Parlamento británico, FBI investiga

jueves 14 de julio de 2011 19:47 GYT
 

Por Kate Holton y Georgina Prodhan

LONDRES (Reuters) - Rupert Murdoch cedió finalmente el jueves a la presión del Parlamento británico para responder a preguntas sobre supuestos delitos cometidos por uno de sus periódicos y negó que News Corp planea desprenderse de sus diarios.

Murdoch dijo en una entrevista con el Wall Street Journal, diario que pertenece a su compañía, que la empresa manejó la crisis "extremadamente bien en todas las formas posibles" cometiendo sólo "errores menores" y calificó los reportes de que separará sus medios como "pura basura".

El magnate afirmó que su hijo había actuado "lo más rápido que pudo, en el momento que pudo" para lidiar con el escándalo.

Murdoch enfrenta investigaciones a ambos lados del Atlántico.

Además de la pesquisa de legisladores británicos, la Oficina Federal de Investigación (FBI, por su sigla en inglés) dijo que analizaba acusaciones de que News Corp intentó intervenir los teléfonos de víctimas de los ataques del 11 de septiembre del 2001 contra Estados Unidos.

"Estamos al tanto de las acusaciones y las estamos investigando", dijo Peter Donald, portavoz del FBI en Nueva York.

El escándalo de escuchas telefónicas se agudizó el jueves cuando la policía británica arrestó a un noveno sospechoso, identificado por los medios como un ex vice-editor del diario cerrado News of the World.

Además de cerrar el diario, Murdoch se vio también obligado a retirar una millonaria oferta para adquirir al operador británico de televisión de pago BSkyB en medio del escándalo.   Continuación...

 
<p>El presidente ejecutivo de Newscorp, Rupert Murdoch, a la salida de su departamento en Londres, jul 14 2011. Rupert Murdoch rechaz&oacute; el jueves una citaci&oacute;n del Parlamento brit&aacute;nico para responder a preguntas sobre supuestos delitos cometidos en uno de sus peri&oacute;dicos, y dej&oacute; a una alta ejecutiva de su imperio medi&aacute;tico a cargo de enfrentar a los legisladores. REUTERS/Luke MacGregor</p>