Muerte de Amy Winehouse desata fiebre por sus únicos dos discos

domingo 24 de julio de 2011 12:58 GYT
 

Por Tim Castle

LONDRES (Reuters) - Fans se apresuraron el domingo a adquirir los dos discos de Amy Winehouse, después de que la cantante de soul británica se convirtiera en la última de una desalentadora fila de estrellas del rock en morir a los 27 años, una edad aparentemente maldita para los músicos.

Winehouse, quien fue encontrada muerta en su casa de Londres el sábado, ocupó el primer lugar en la tabla de descargas de iTunes del Reino Unido 24 horas más tarde con "Back to Black", el álbum de 2006 que ganó cinco Grammy en Estados Unidos y lanzó a la atribulada joven al estrellato internacional.

La policía dice que es muy pronto para especular sobre cómo murió Winehouse y la autopsia no se llevará a cabo antes de la mañana del lunes, pero la lucha de la artista con el alcohol y la adicción a las drogas está bien documentada.

Su canción más conocida, la exitosa "Rehab" de "Back to Black", hacía referencia a su lucha por librarse de las drogas.

Otros miembros del denominado club "Forever 27" incluyen a Kurt Cobain, Jimi Hendrix, Janis Joplin y Jim Morrison, quienes murieron a los 27 años bajo diversas circunstancias después de mantener estilos de vida caóticos asociados con su carrera en el rock and roll.

En muchos casos, su fama póstuma ha superado el éxito que disfrutaron en su carrera, ya que sus grabaciones se siguen vendiendo y son disfrutadas por un nuevo público.

Ese parece ser el caso de Winehouse, una de las cantantes más talentosas de su generación que dejará sólo un pequeño conjunto de grabaciones que muestran su trabajo.

"Back to Black" desplazó del primer lugar al disco "21" de la vocalista británica Adele en la lista de iTunes.   Continuación...

 
<p>Una mujer deja flores fuera de la casa de Amy Winehouse en Londres. jul 24 2011. Fans se apresuraron el domingo a adquirir los dos discos de Amy Winehouse, despu&eacute;s de que la cantante de soul brit&aacute;nica se convirtiera en la &uacute;ltima de una desalentadora fila de estrellas del rock en morir a los 27 a&ntilde;os, una edad aparentemente maldita para los m&uacute;sicos. REUTERS/Stefan Wermuth</p>