Habrían descubierto últimos buques de Drake en costa de Panamá

lunes 7 de noviembre de 2011 15:30 GYT
 

Por Sean Mattson

PUNTO DRAKE, Panamá (Reuters) - Más de cuatro siglos después de que el legendario aventurero inglés Sir Francis Drake fuera sepultado en el mar frente a las costas de Panamá, un grupo de arqueólogos cree que han encontrad dos de los últimos barcos que comandó.

En las aguas del Caribe, donde se dice que el corsario yace enterrado en un ataúd de plomo, exploradores que utilizan tecnología para extracción de petróleo en aguas profundas hallaron tres grandes secciones de barco, que ofrecen indicios importantes de que pertenecieron a las naves Elizabeth y Delight de Drake.

Famoso por la vuelta al mundo y vencer a la Armada Española en 1588, Drake también es recordado como comerciante de esclavos y pirata que actuaba bajo la bendición de la reina Isabel I.

Más de 24 metros de secciones de casco bien conservadas que datan de la era de Drake muestran signos de haber sido incendiados y hundidos, de acuerdo con la historia de la forma en que su tripulación hundía los barcos antes de regresar a Inglaterra.

James Sinclair, el principal arqueólogo marino del equipo que hizo el hallazgo, dijo que el peso de la evidencia en apoyo de la teoría parecía "casi abrumador".

"Estos pueden realmente los dos buques que la tripulación de Sir Francis Drake hundió al final de su expedición por estas zonas", dijo Sinclair, arqueólogo marino que ha dirigido la investigación sobre el Titanic y otros naufragios históricos.

En una ensenada cerca del Punto Drake, un islote conocido como Isla de Drake, cercano al lugar donde el corsario fue sepultado en 1596, los restos del naufragio muestran vestigios de revestimientos de plomo -una característica de la construcción naval de la época- y restos de cerámica de época.

Sinclair dijo que se necesitará hacer más excavaciones en el sitio y rastrear y fechar los restos de madera.

Pero el hallazgo más importante -los restos de Drake, quien nación en Devon alrededor de 1540- ha eludido la investigación más importante y dotada de mayor tecnología que se ha desarrollado en el lugar.

(Editado en español por Javier Leira)