Jaguares se aferran a la supervivencia en bosques de Argentina

martes 11 de octubre de 2011 17:38 GYT
 

Por Kylie Stott

PUERTO IGUAZU, Argentina (Reuters) - Las anticuadas pieles de jaguar que se exhiben en una oficina del Gobierno de Buenos Aires son un triste recordatorio de la existencia precaria del gran felino en los bosques del norte de Argentina.

Las Cataratas del Iguazú, en la frontera argentina con Paraguay y Brasil, marcan lo que actualmente es el límite exterior para los jaguares. Se estima que 50 de los grandes felinos vive en la selva subtropical en torno a las famosas cataratas.

Fuera de la vista de turistas, científicos argentinos han estado analizando a una de las últimas poblaciones de jaguares de la nación.

El objetivo del proyecto apunta a colocar collares GPS en los jaguares para observar cómo los animales son afectados por la agricultura y otras actividades.

Casi todos los años normalmente se detectan dos o tres animales durante una campaña de seguimiento de un mes, pero esta vez ningún jaguar ha sido atrapado para colocarle el collar, dijo a Reuters el jefe del equipo de científicos, Agustín Paviolo.

"Los estudios de población de riesgo que hemos realizado en colaboración con el Lincoln Park Zoo de Chicago indican que en un período de mediano plazo de entre 20 y 30 años, la probabilidad de extinción es muy alta si no se toman medidas para reducir las amenazas a esta población", dijo.

Los bosques del norte de Argentina han sido clasificados como una de las áreas donde los jaguares tienen menos probabilidades de sobrevivir, junto con zonas de Brasil, Venezuela y Guyana.

El jaguar solía vagar en zonas del sur de Estados Unidos y hasta la Patagonia, pero ahora ocupa sólo el 40 por ciento de su área de distribución histórica.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo de un jaguar en el zool&oacute;gico de Buenos Aires, abr 9 2009. Las anticuadas pieles de jaguar que se exhiben en una oficina del Gobierno de Buenos Aires son un triste recordatorio de la existencia precaria del gran felino en los bosques del norte de Argentina. REUTERS/Enrique Marcarian</p>