Novela clásica de espías de Le Carré llega finalmente al cine

lunes 5 de septiembre de 2011 14:15 GYT
 

Por Mike Collett-White

VENECIA, Italia (Reuters) - La clásica novela de espionaje "Tinker, Tailor, Soldier, Spy" de John Le Carré, publicada en 1974, finalmente fue adaptada al cine donde Gary Oldman interpreta a George Smiley, el encargado de encontrar a un infiltrado en la inteligencia británica.

Asumir el papel supone un peso extra para cualquier actor británico, dada la interpretación de Alec Guinness del mismo personaje en una aclamada serie de televisión de la década de 1970.

Le Carré, quien aparece brevemente en el filme, aconsejó a los productores que eligieran al cineasta sueco Tomas Alfredson para adaptar la complicada historia, tras ver su película sobre vampiros "Let the Right One In".

"La serie de televisión necesitó siete capítulos", dijo Le Carré en un comunicado. "Y divídelo como quieras, una serie de televisión sigue siendo radio con imágenes, mientras que en un largometraje en estos días apenas se habla", agregó.

Pero añadió que creía que Alfredson había conseguido capturar la esencia de su historia en poco más de dos horas.

Oldman se destaca como el taciturno Smiley, que es despedido de la inteligencia británica después de que su jefe ordenara una operación para reclutar a un general húngaro que sale muy mal.

El reparto de la cinta incluye a John Hurt, como el jefe Control y a Colin Firth, Ciaran Hinds, Toby Jones y David Dencik como los cuatro espías que podrían estar detrás de la traición.

Oldman dijo que trató de bloquear la presión que podría ejercer sobre él el papel de Guinness en la adaptación original.   Continuación...

 
<p>El actor Gary Oldman a su llegada a la presentaci&oacute;n de la cinta "Tinker, Tailor, Soldier, Spy", en el Festival de Cine de Venecia, sep 5 2011. La cl&aacute;sica novela de espionaje "Tinker, Tailor, Soldier, Spy" de John Le Carr&eacute;, publicada en 1974, finalmente fue adaptada al cine donde Gary Oldman interpreta a George Smiley, el encargado de encontrar a un infiltrado en la inteligencia brit&aacute;nica. REUTERS/Alessandro Garofalo</p>