14 de octubre de 2011 / 13:37 / hace 6 años

El "rey Dragón" se casa con una plebeya en Bután

4 MIN. DE LECTURA

Por Alistair Scrutton

PUNAKHA, Bután (Reuters) - El "rey Dragón" de Bután contrajo matrimonio el jueves con una plebeya en una fortaleza monástica del Himalaya, bebiendo de un cáliz de ambrosía que simboliza la vida eterna, en una boda que paralizó el pequeño reino que se abre poco a poco a la globalización.

El rey Jigme Khesar Namgyel Wangchuck llevó una corona adornada con una cabeza de cuervo durante la lujosa ceremonia en su fortaleza del siglo XVII, mientras que Jetsun Pema, estudiante de 21 años e hija de un piloto aéreo, recibió una corona bordada en seda.

En una nación asiática de 700.000 habitantes donde la televisión no se introdujo sino hasta 1999, la ceremonia fue retransmitida en directo. Miles de personas, vestidos con la tradicional túnica de colores, permanecieron fuera de pie. Algunos monjes cantaban, otros tocaban los tambores, mientras un incienso blanco se mezclaba con la niebla de la mañana.

Wangchuck, de 31 años, educado en Oxford, es apreciado en el país que poco a poco está aceptando la democracia después de que su padre abdicara en el 2006 para introducir elecciones parlamentarias. La monarquía es considerada una ayuda para estabilizar la frágil democracia en una región conflictiva.

Cuernos en La Niebla

"Estoy muy contento. He estado esperando mucho tiempo", dijo el rey a la prensa después de la ceremonia.

"Ella es un ser humano maravilloso, inteligente. Compartimos una gran cosa en común: el amor y la pasión por el arte", agregó.

La niebla se levantaba lentamente y cuernos budistas sonaban en el valle de Punakha mientras la novia llegaba en una procesión de cantantes, familiares y monjes budistas cruzando un antiguo puente, encabezados por un caballo blanco. Crías de elefante custodiaban una de las entradas de la fortaleza.

Los agricultores nómadas ataviados con trajes ceremoniales bajaron desde las cimas de la montaña hasta la fortaleza, situada entre dos ríos.

El rey y su padre entraron en una cámara sagrada que contiene el cuerpo embalsamado del fundador de Bután en el siglo XVII, donde recibieron bufandas budistas bendecidas y un cáliz de cuajada bendita que representa la vida eterna.

El padre del rey, acompañado por sus cuatro esposas, entregó las coloridas bufandas benditas a una nerviosa novia.

"Hoy soy un hombre muy feliz", dijo Kesang Chopel, de 41 años, un monje budista vestido de color azafrán que miraba la llegada de la pareja a la antigua capital de Bután. "Allí está el rey, y hay también muchos maestres aquí, lamas. Hay un sentimiento especial", añadió.

Pancartas de la pareja adornaban casi todos los edificios, farolas y rotondas de la capital, Timbu, a tres horas en coche. Los colegiales publicaron poemas en honor a la reina, llamándola "la luna, una preciosa heroína y flor de loto".

Los monjes realizaron sesiones de oración al amanecer en los valles remotos de las montañas y la aerolínea de Bután tuvo que hacer vuelos extras para hacer frente a la demanda de los visitantes extranjeros.

Traducción de María Ibáñez en la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below