Nintendo afronta fin de una era tras el fracaso de consola 3DS

martes 13 de septiembre de 2011 12:45 GYT
 

Por Isabel Reynolds

TOKIO (Reuters) - El intento de Nintendo por rescatar su fallida consola portátil 3DS con una nueva variedad de juegos no consiguió disipar el martes el pesimismo del mercado, lo que provocó una caída de un 5 por ciento en la acción y avivó las preocupaciones por una marca desesperada por reconquistar a los usuarios.

El presidente de Nintendo, Satoru Iwata, presentó el martes lo que llamó una variedad de juegos sin precedentes, con el fin de atraer a todo tipo de usuarios, desde los más habituales hasta niñas seguidoras de la moda y fans de la histórica serie de Mario.

La compañía japonesa también anunció en su página de internet un nuevo accesorio 'slidepad' por 1.500 yenes (unos 14 euros) necesario para ciertos juegos.

Sin embargo, analistas e inversores desestimaron la oferta como mediocre y en gran medida irrelevante ante una serie de juegos baratos o gratuitos que pueden usarse en dispositivos como el iPhone y iPad de Apple y aparatos basados en el Android de Google.

Nintendo ha sido criticado por aferrarse de forma inflexible a su propio hardware, lo que significa que no tiene acceso a la nueva generación de dispositivos móviles.

"No creo que los nuevos juegos supongan ninguna diferencia", dijo Mitsushige Akino, gestor de fondos en Ichiyoshi Investment.

"Nintendo tuvo éxito atrayendo a gente que no era jugadora y sus necesidades actuales ya no las llena Nintendo, están jugando felizmente a juegos en sus teléfonos móviles", dijo.

Los títulos de Nintendo cerraron un 5 por ciento más bajos en un mercado fuerte.   Continuación...

 
<p>El presidente de Nintendo, Satoru Iwata, en la Conferencia 2011 de Nintendo 3DS el martes en Tokio. Sep 13, 2011. El intento de Nintendo por rescatar su fallida consola port&aacute;til 3DS con una nueva variedad de juegos no consigui&oacute; disipar el pesimismo del mercado, lo que provoc&oacute; una ca&iacute;da de un 5 por ciento en la acci&oacute;n y aviv&oacute; las preocupaciones por una marca desesperada por reconquistar a los usuarios. REUTERS/Toru Hanai</p>