Sarkozy está "profundamente feliz" con su bebé

jueves 20 de octubre de 2011 16:49 GYT
 

PARIS (Reuters) - El presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, dijo el jueves que su esposa Carla Bruni y él estaban profundamente felices por el nacimiento de su hija.

Sarkozy y su gabinete guardaron silencio durante todo el embarazo de Bruni, de origen italiano, a pesar del alto interés que despertó el primer bebé que nace de una pareja presidencial francesa en el poder, mientras el mandatario intentaba reparar una imagen que muchos ven demasiado descarada e informal.

Bruni, una ex supermodelo y cantante, dijo en un breve mensaje en su sitio en internet que se emocionó por las numerosas felicitaciones sobre el nacimiento y anunció que eligieron el nombre de Giulia para la niña.

El líder francés, en un viaje a la ciudad noroccidental de Mayenne tras dos visitas relámpago para ver a su esposa y su hija, dijo que ambas están bien.

"Los que sean padres podrán entender la profunda alegría que Carla y yo sentimos. También podrán comprender que es una alegría muy profunda porque es privada", dijo Sarkozy.

"Hemos sido muy afortunados de que tenga lugar este feliz acontecimiento. Sólo quiero aprovechar estas breves palabras para decirles que están muy bien", afirmó, mientras el director de una fábrica de la localidad le entregaba un pequeño roble como regalo por el nacimiento.

El primer ministro británico, David Cameron, y el presidente ruso, Dmitry Medvedev,, enviaron felicitaciones a la pareja.

Al rechazar confirmar el nacimiento, que los medios franceses aseguraron tuvo lugar en la tarde del miércoles mientras Sarkozy estaba en Fráncfort debatiendo soluciones para la crisis de la zona euro, el gabinete del presidente afirmó que su política era no comentar los asuntos privados.

Muchos franceses consideraron desagradable su rápido cortejo a Bruni poco después de ser elegido presidente en 2007 e inmediatamente después de su divorcio de su segunda mujer, Cecilia.

El padre del presidente, Pal Sarkozy, dijo al canal francés BFM que la familia estaba "encantada" y que Bruni se encontraba cansada pero "muy bien".

(Reporte de Emmanuel Jarry, Vicky Buffery y Alexandria Sage; Traducido por Jaime Ortiz en la Redacción de Madrid)

 
<p>El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, recibe un roble como regalo tras el nacimiento de su hija durante una visita a una fabrica que utiliza materiales reciclados. Oct 20, 2011. REUTERS/Remy de la Mauviniere</p>