¿Dama de hierro o monstruo?La cinta de Thatcher reaviva pasiones

viernes 6 de enero de 2012 09:39 GYT
 

Por Mohammed Abbas

LONDRES (Reuters) - Nadie desata tantas pasiones británicas como Margaret Thatcher, la ex primera ministra cuya biografía cinematográfica "The Iron Lady" ha reavivado el debate sobre su legado con ocasión del estreno de la película esta semana.

Legiones de admiradores la retratan como una política de primera cuyas medidas rescataron al país del colapso económico, pero también cuenta con igual número de detractores que la ven como una defensora despiadada de la ortodoxia del libre mercado a costa de los pobres.

Los recuerdos de sus años en el poder (1979-1990) han vuelto para muchos británicos porque el país lidia de nuevo con un desempleo elevado, recortes de gastos y tensiones con Europa, descontento sindical y disturbios, rasgos todos ellos de los años de Thatcher.

"Su legado es enorme", dijo el legislador conservador británico John Whittingdale, quien fue secretario político de Thatcher.

"Llevó a cabo políticas que transformaron al Reino Unido y además la relación de Reino Unido con el mundo, algo que nunca cambiará y que nadie contemplará ya cambiar", agregó.

Además citó el papel de Thatcher para poner fin a la Guerra Civil a través de su alianza con el entonces presidente estadounidense Ronald Reagan, que junto con su exitosa incursión en 1982 en la guerra de las Malvinas con Argentina, impulsó la autoridad británica en la escena mundial.

Los admiradores de Thatcher también dicen que cambió, a través de privatizaciones y desregularizaciones, lo que veían cuando ella llegó al poder como una economía casi socialista en profundo declive y a merced de los poderosos sindicatos.

Sus detractores recuerdan los violentos y agrios disturbios que surgieron cuando se enfrentó a los sindicatos mineros en 1984, las revueltas en 1990 por su impopular impuesto a los ciudadanos, y partes de un país industrial que quedaron sumidas en un desempleo a largo plazo.   Continuación...

 
<p>La actriz estadounidense Meryl Streep a su llegada al estreno del filme "The Iron Lady", en el Instituto Cinematogr&aacute;fico Brit&aacute;nico en Londres, ene 4 2012. Nadie desata tantas pasiones brit&aacute;nicas como Margaret Thatcher, la ex primera ministra cuya biograf&iacute;a cinematogr&aacute;fica "The Iron Lady" ha reavivado el debate sobre su legado con ocasi&oacute;n del estreno de la pel&iacute;cula esta semana. REUTERS/Andrew Winning</p>