Academia afgana busca calmar dolor de guerra con música

sábado 14 de enero de 2012 10:42 GYT
 

Por Sayed Hassib y Amie Ferris-Rotman

KABUL (Reuters) - Sonidos musicales que van desde instrumentos de cuerda asiáticos a una delicada cadencia de piano clásico salen de un edificio de dos pisos en el centro de Kabul.

Aquí, en la única academia de música de Afganistán, se les enseña música a los estudiantes con la esperanza de que los instrumentos les den consuelo en tiempos de guerra y pobreza. Los chelos y los violines vuelven a la escena para revivir un rico legado musical alterado por décadas de violencia y represión.

"Estamos comprometidos con reconstruir vidas arruinadas a través de la música, debido a su poder sanador", dijo a Reuters Ahmad Sarmast, líder del Instituto Nacional de Música de Afganistán.

El trompetista se volvió musicólogo y estableció la escuela hace dos años en el edificio del Departamento de Música de la Escuela de Bellas Artes, que se vio obligada a cerrar a principios de 1990 durante la guerra civil y tras una década de ocupación soviética.

Los talibanes, que tomaron el poder en 1996, prohibieron completamente la música, algo impensado en el Afganistán actual, donde los cafés y autos derrochan canciones de amor indias y piezas del cantante afgano Ahmad Zahir de la década de 1970.

Pero mientras el instituto tiene 140 alumnos a tiempo completo que tienen pocos recuerdos de aquella época, todavía enfrentan dificultades en su desarrollo musical.

La mitad de los estudiantes son huérfanos o niños que viven en la calle, mientras el resto fue elegido después de un examen de música.

Todos son apasionados por la música, dijo la profesora de voz y flauta Mashal Arman, hija del famosos músico afgano Hossein, cuyas fotos en blanco y negro adornan el salón de la escuela.   Continuación...