Irán considera un peligro moral la venta de la muñeca Barbie

lunes 16 de enero de 2012 15:45 GYT
 

Por Mitra Amiri

TEHERAN (Reuters) - La policía moral iraní prohibió la venta de muñecas Barbie para proteger al público de lo que ellos ven como una perniciosa cultura occidental que socava los valores islámicos, dijeron comerciantes el lunes.

Mientras las potencias occidentales imponen sanciones más duras a Irán y las tensiones aumentan sobre su programa nuclear, dentro del país la prohibición sobre la muñeca Barbie es parte de lo que el Gobierno llama una "guerra suave" contra las decadentes influencias culturales.

"Hace unas tres semanas, ellos (la policía moral) vinieron a nuestra tienda, pidiéndonos que removiéramos todas las Barbies", dijo un comerciante en una tienda de juguetes en el norte de Teherán.

Los gobernantes religiosos de Irán declararon en el 1996 a la Barbie, fabricada por la compañía estadounidense Mattel Inc, como antiislámica, apelando a sus "destructivas consecuencias culturales y sociales".

Pese a la prohibición, la muñeca ha estado abiertamente a la venta en las tiendas de Teherán.

La nueva orden, emitida cerca de tres semanas atrás, obligó a los comerciantes a esconder a la rubia de piernas largas detrás de los demás juguetes como una manera de satisfacer la demanda popular de las muñecas y así evitar ser cerrados por la policía.

Una selección de muñecos aprobada oficialmente fue lanzada en el 2002 para contrarrestar la demanda de Barbie, pero no ha tenido éxito, dijo un comerciante a Reuters.

Los muñecos llamados Sara, una mujer, y Dara, un hombre, llegaron a las tiendas usando una variedad de trajes tradicionales, con Sara respetando totalmente la regla de que todas las mujeres en Irán deben obedecer en público, cubrir su cabello y usar ropa holgada.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo de una mu&ntilde;eca Barbie en una tienda de vestuario en Munich, Alemania, sep 8 2011. La polic&iacute;a moral iran&iacute; prohibi&oacute; la venta de mu&ntilde;ecas Barbie para proteger al p&uacute;blico de lo que ellos ven como una perniciosa cultura occidental que socava los valores isl&aacute;micos, dijeron comerciantes el lunes. REUTERS/Michaela Rehle</p>