31 de enero de 2012 / 19:13 / hace 6 años

Los hombres de Davos, ¿eligieron el destino equivocado?

Por Michael Stott

CARTAGENA, Colombia (Reuters) - Más de 2.000 de los principales líderes empresariales y políticos del mundo se reunieron la semana pasada en el centro de esquí suizo de Davos para buscar soluciones a los problemas actuales.

Pero, ¿estaban en el lugar correcto?

A medio mundo de distancia, en la ciudad colonial de Cartagena, en el Caribe colombiano, se estaba llevando a cabo una “conversación global” muy diferente entre algunos de los pensadores, escritores, poetas, científicos y filósofos más importantes del planeta, inspirada en la noción renacentista de que el intercambio de ideas entre intelectuales de diferentes disciplinas fomenta un pensamiento original.

Pariente del Hay Festival de arte y literatura fundado alrededor de una mesa de cocina en 1987 y celebrado todos los años cerca de la frontera entre Gales e Inglaterra, el festival Hay Cartagena cumplió su séptimo año y se ganó su propia identidad, atrayendo a un creciente y ecléctico grupo de intelectuales, en su mayoría de los mundos anglosajón e hispano.

La agenda global de Hay Festival -descrito alguna vez por el ex presidente estadounidense Bill Clinton como “el Woodstock de las ideas”- abarca más que la literatura y el arte e incluye temas como la libertad de expresión, el cambio climático, la resolución de conflictos y los derechos humanos.

El proyecto ha dado inicio a una expansiva red mundial de eventos, desde Bangladesh hasta México.

A primera vista, la idea de comparar dos foros tan diversos -uno, un encuentro de los ricos y poderosos; el otro, una meca para bohemios- podría parecer bizarro. Sin embargo, en Davos y Cartagena se discutieron muchos de los grandes temas globales y se apuntó a una misma audiencia de pensadores globales.

El tema de los problemas económicos en Europa se destacó en ambos eventos y resume sus contrastantes estilos.

Mientras que los líderes de Davos, cuyo lema es “Comprometidos a Mejorar el Estado del Mundo”, se centraron en cuán grandes son los riesgos para el futuro del euro y en cómo resolver los problemas de deuda, los oradores de Hay Cartagena analizaron la crisis en un contexto más amplio.

El influyente autor mexicano Carlos Fuentes habló en Cartagena sobre el significado simbólico de que la primera gran noticia proveniente de Europa este año fuera el naufragio de un moderno crucero en la costa italiana, en medio de un clima favorable.

“Es un símbolo de una Italia que se hunde y de cómo los motores de la vieja Europa están fallando”, observó en un panel de discusión.

El novelista estadounidense Jonathan Franzen analizó los vaivenes de Europa desde un ángulo diferente. En una rueda de prensa en Cartagena declaró: “Si uno va a Europa hoy, la política no importa. Las personas que toman las decisiones que importan son los banqueros. Los técnicos de las finanzas están tomando las decisiones ahí. Tiene muy poco que ver con la democracia y la voluntad de la gente. Y nosotros somos rehenes de eso porque nos gustan nuestros iPhones”.

ESPIRITU LIBRE

Los comentarios reflejan el espíritu libre de Hay, donde los participantes no tienen que preocuparse del peso de la función pública o las limitaciones del protocolo, sino sólo respetar la diversidad de opiniones y cumplir con el límite de una hora para el largo de las sesiones.

Peter Florence, el director global de Hay Festival, señaló que “los festivales deberían ser un lugar para explorar ideas en total libertad sin responsabilidad política (...) Aquí hay escritores, pensadores, políticos y científicos y se les da una total libertad. Por eso no es como Davos”.

“Davos nos odiaría. Nosotros somos soñadores y ellos quieren soluciones a todo”, agregó.

Adrian Monck, director de comunicaciones del Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés) de Davos, dijo en un correo electrónico que no había habido ningún contacto entre las dos organizaciones.

Mencionó el Foro Abierto del WEF, accesible a todos y dirigido en paralelo a la reunión principal, como evidencia del deseo de Davos de ser inclusivo, además del hecho de que la cumbre de este año fue inaugurada por el activista y obispo retirado sudafricano Desmond Tutu y cerrada por el premio Nobel de la Paz bangladesí Muhammad Yunus.

“Finalmente, el 40 por ciento de los participantes (que vienen gratis) provienen de la política, la academia, la sociedad civil, los medios, los sindicatos, etc. ¿Representan al 1 por ciento? Sin dudas, ellos pueden dar su propia respuesta”, añadió.

Aun así, en Davos existen múltiples controles de seguridad y una estricta jerarquía de acceso a las distintas actividades. En el pasado, grupos de manifestantes fueron detenidos por la policía y las fuentes cercanas al evento dicen que las reuniones más importantes se celebran en secreto en resguardados hoteles donde empresarios y banqueros sellan sus acuerdos.

Hay Cartagena va en la dirección contraria: organizado en una espectacular ciudad amurallada construida por el Imperio español, las actividades del festival ocurren en un convento del siglo XVII, un encantador teatro del siglo pasado cercano al mar y el parque de un claustro colonial español lleno de palmeras y flores tropicales.

En Cartagena, las temperaturas a menudo llegan a los 30 grados centígrados y el cielo celeste rara vez se cubre de nubes.

Uno de los que eligió Cartagena antes que Davos fue el presidente colombiano, Juan Manuel Santos. El año pasado estuvo en los Alpes suizos, pero este año se sumó a un panel en Hay Festival donde propuso una idea audaz: un esfuerzo global conjunto para legalizar la droga y erradicar las ganancias recaudadas por el crimen organizado a partir del narcotráfico.

“Por supuesto que el poder real está en Davos”, dijo el editor del diario español El País, Javier Moreno, quien asistió a ambos eventos en el pasado.

“Pero en Hay, como en un buen periódico, uno tiene la sensación de una nación en diálogo con sí misma. En Davos, es el capitalismo en diálogo con sí mismo”, agregó. A largo plazo, pronosticó, las ideas pronunciadas en Hay pueden resultar más influyentes.

Editado en español por Patricio Abusleme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below