20 de febrero de 2012 / 18:43 / en 6 años

Bruni cambia estilo de vestir para la campaña de Sarkozy

Por Catherine Bremer

PARIS (Reuters) - Mientras Nicolas Sarkozy se esfuerza en su campaña electoral por ofrecer una imagen vistosa y rebautizarse como el presidente del pueblo, la primera dama francesa, Carla Bruni, parece inmersa en un cambio de estilo para aparentar ser un poco más corriente.

Bruni, ex supermodelo y cantante que posó desnuda y salió con estrellas del rock antes de su romance con el recién elegido Sarkozy en 2007, deslumbró ataviada con ropa de diseñadores y elegantes peinados en sus primeros años como tercera esposa del presidente.

El domingo, en su primera aparición en un mitin de campaña, la cantante, de 44 años, parecía deliberadamente más sencilla con una chaqueta austera, pantalones, maquillaje mínimo y el pelo suelto.

Aún más chocante fue su portada en una revista de televisión el mes pasado, sentada en un sofá con un desaliñado suéter gris, pantalones cómodos y medias, contando qué programas le gusta ver.

Muy alejada de la sesión de fotos de 2008 para Vanity Fair, en la que posó en el tejado del palacio presidencial en un vestido de gala rojo sin tirantes, Bruni interpretó el papel de primera ama de casa al hablar sobre ver ‘reality shows’ mientras acuna a su hija de cuatro meses, Giulia.

El mismo día apareció en “20 minutos”, un diario gratuito que se reparte en las estaciones de metro. Con un cárdigan marrón, sin maquillaje, Bruni dijo que estaría 100 por ciento al lado de Sarkozy en la campaña.

Su nuevo estilo coincide con la lucha de Sarkozy por cambiar la imagen que se fijó al inicio de su mandato de ser demasiado ostentoso y propenso a la compañía de ricos empresarios, en contraste con otros presidentes que tenían gustos más sencillos en sintonía con la Francia rural.

Los paparazzi siguieron todos los pasos de su noviazgo con Bruni a finales de 2007, horrorizando a muchos en Francia.

“La imagen de pareja de famosos hizo mucho daño, molestando a su tradicional base conservadora”, dijo Arnaud Mercier, politólogo de la Universidad de Lorraine. “Sarkozy quiere corregir eso retratándose como gente corriente, pero la imagen llamativa está tan enraizada que la gente puede no estar convencida”, añadió.

Los sondeos de opinión muestran que dos tercios de los encuestados tiene una opinión negativa de Sarkozy, que está rezagado respecto al líder socialista François Hollande -un “señor Normal” con estilo propio que solía ir a trabajar en moto- para las elecciones del 22 de abril y 6 de mayo.

Traducido en la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below