Kylie Minogue y Eva Mendes en la película más extraña de Cannes

miércoles 23 de mayo de 2012 12:58 GYT
 

Por Mike Collett-White

CANNES, Francia (Reuters) - Los autos hablan, un hombre se casa con un mono y Kylie Minogue contempla el suicido en "Holy Motors", seguramente la película más estrambótica proyectada este año en el festival de cine de Cannes.

Dirigida por el cineasta francés Leos Carax, la historia sigue al Sr. Oscar, un hombre que pasa cada día viviendo 10 vidas diferentes, cada una elaborada para él en un informe depositado en el asiento trasero de la larga limusina blanca en la que viaja.

Por la mañana es un rico hombre de negocios que deja su lujoso hogar para ir a trabajar. Después se viste como una vieja mendiga de las calles de París.

Cada apresurada transformación supone cambios de vestuario y maquillaje en la parte de atrás de la limusina, y deja a Oscar, interpretado con una energía más allá de lo humano por Denis Lavant, cada vez más exhausto según avanza el día.

Respecto a su significado, críticos y periodistas no se ponían de acuerdo.

"¿Qué diablos quiere decir esto?", escribió el crítico del Guardian Peter Bradshaw en una crítica en la que otorgó cinco estrellas a la película, antes de intentar desentrañar el enigma de "Holy Motors".

Carax, cuyo último largometraje fue "Pola X" en 1999, declinó responder cuando le preguntaron en rueda de prensa por el significado de la cinta, y se limitó a agitar los dedos.

En respuesta a una pregunta sobre las películas a las que hace alusión esta cinta, respondió en francés: "Obviamente, si decides vivir en la pequeña isla que el es cine, es una bonita isla que tiene un gran cementerio. Así que a veces te pasas por el cementerio".   Continuación...