Blair dice que temió provocar la ira de los medios británicos

lunes 28 de mayo de 2012 09:10 GYT
 

Por Kate Holton y Guy Faulconbridge

LONDRES (Reuters) - Tony Blair dijo el lunes que durante su década como primer ministro decidió cortejar a los medios de comunicación británicos antes que arriesgarse a la ira de los poderosos magnates de los medios.

Blair, el primer ministro más poderoso desde Margaret Thatcher en la década de 1980, dijo que incluso él no estaba dispuesto a arriesgarse a ofender a los principales grupos mediáticos.

"Si eres un líder político y tienes grupos de comunicación muy poderosos y dejas de caerles en gracia a uno de ellos, las consecuencias de eso son que (...) estás efectivamente bloqueado para difundir tu mensaje", dijo Blair en una investigación bajo juramento en el Real Tribunal de Justicia de Londres.

"Estoy abierto al hecho de que lo decidí francamente como líder político, y fue una decisión estratégica, que había que gestionar y no enfrentar. Y podemos discutir si fue correcta o no a posteriori, pero fue la decisión que tomé", agregó.

La relación de Blair con la prensa, y con Rupert Murdoch en particular, está siendo analizada con detalle en la investigación que se ha ampliado para examinar los estrechos lazos entre los políticos, la prensa y la policía después del escándalo de escuchas telefónicas en un popular tabloide.

El ex primer ministro dijo que la relación cercana entre los políticos y los medios fue inevitable pero se convirtió en poco saludable cuando los grupos intentaron usar los periódicos como instrumentos de poder político.

La investigación se ha centrado por ahora en la conducta de los medios y la estrecha relación entre el imperio de Murdoch y los actuales ministros, ayudando al líder del opositor Partido Laborista, Ed Miliband, a consolidar su posición con ataques al primer ministro británico, David Cameron.

Sin embargo, el interrogatorio a Blair, conocido por intentar controlar la agenda de los medios y lograr la cobertura más fácil a sus intereses, podría socavar el intento de Miliband de mostrar a los laboristas bajo su mandato como un partido por encima del cortejo a los jefes de los medios de comunicación.   Continuación...