Cruz Roja y Media Luna Roja, Príncipe de Asturias de Cooperación

miércoles 13 de junio de 2012 09:43 GYT
 

MADRID (Reuters) - La Cruz Roja y la Media Luna Roja, que forman la que está considerada la mayor red humanitaria del mundo, fueron galardonadas el miércoles con el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, anunció el jurado reunido en la ciudad española de Oviedo.

El acta destacó la labor de un movimiento presente en 187 países en los que colaboran más de 100 millones de voluntarios y que tiene la misión de prevenir y aliviar el sufrimiento humano, proteger la vida y la salud y hacer respetar la dignidad de las personas, especialmente en tiempos de conflicto armado y en situaciones de crisis y de necesidad.

"El jurado ha valorado su actuación en conflictos armados como Siria, Libia y Somalia y en desastres naturales como los que asolaron Haití, Indonesia y Japón", dijo el acta sobre una candidatura que se impuso a otras 32 de 27 países.

Los Premios Príncipe de Asturias, que se entregaron por primera vez en 1981, reconocen la labor científica, técnica, cultural, social y humana realizada por personas, instituciones, grupos de personas o de instituciones en el ámbito internacional.

"La Cruz Roja y la Media Luna Roja y sus voluntarios salvan vidas, protegen los medios de sustento, apoyan la recuperación después de desastres y crisis, posibilitan una vida sana y segura y promueven la inclusión social y una cultura de no violencia y de paz", añadió el acta.

El movimiento premiado surgió tras la batalla de Solferino en Italia en 1859, cuando Henry Dunant organizó a la población para socorrer a más de 40.000 personas que yacían muertas o heridas sin atención alguna.

Cuatro años más tarde, se fundó en Ginebra el Comité Internacional de la Cruz Roja y 12 países firmaron un año después el convenio que garantizaba la ayuda a los heridos en el campo de batalla y definía los servicios médicos como neutrales.

LOS VOLUNTARIOS, FUERZA MOTORA

La labor de Henry Dunant fue reconocida en 1901 con el primer premio Nobel de la Paz en 1901 y desde entonces el movimiento no ha parado de crecer, con una amplia red de socorro en todo el mundo basada en los voluntarios.   Continuación...