Birmana Suu Kyi recoge su premio Nobel 21 años después recibirlo

sábado 16 de junio de 2012 13:12 GYT
 

OSLO (Reuters) - La líder de la oposición birmana Aung San Suu Kyi recogió finalmente el sábado en Oslo el premio Nobel de la Paz que le fue concedido en 1991 después de pasar un total de 15 años bajo arresto domiciliario, y dijo que la libertad política pleno estaba todavía lejos de ser alcanzada en su país.

"La paz absoluta en nuestro mundo es un objetivo inalcanzable", dijo Suu Kyi en su discurso de aceptación del galardón, dentro de su primer viaje a Europa en cerca de 25 años.

"Las hostilidades no han cesado en el norte; en el oeste, la violencia colectiva provocaba incendios y asesinatos solo unos días antes de que iniciase el viaje que me ha traído aquí hoy", añadió.

Suu Kyi, la hija del General Aung San -el héroe asesinado de la independencia birmana- educada en la Universidad de Oxford, recomendó cautela sobre la transformación en su país, con un Gobierno parcialmente civil que continúa reteniendo a presos políticos.

"Todavía quedan presos así en Birmaria (ahora Myanmar). Es algo para temer porque los detenidos más conocidos han sido liberados, el resto, los desconocidos, serán olvidados", dijo Suu Kyi, de 66 años, al público que llenó el ayuntamiento de Oslo.

Un día antes, a su llegada de Suiza, tuvo una alegre recepción con una multitud de llenó las calles de Olso cantando y bailando y que la bañó en flores.

Suu Kyi, que pasó un total de 15 años bajo arresto domiciliario entre 1989 y su liberación a finales de 2010, no dejó Myanmar desde 1989, ni siquiera durante sus breves periodos de libertad por miedo a que los militares no la dejaran volver.

Sus hijos, Kim y Alexander, que habían aceptado el Nobel en su nombre en 1991, asistieron a la ceremonia, junto a su marido Michael Aris. Un año después, Suu Kyi anunció que emplearía el premio en efectivo de cerca de un millón de euros para crear una institución sanitaria y educativa para el pueblo birmano.

(Reporte de Balazs Koranyi; Traducido por Redacción de Madrid. Editado en español por Marion Giraldo)