3 de agosto de 2012 / 15:13 / en 5 años

JUEGOS-COI advierte a atletas por festejos desmedidos

<p>Imagen de archivo de Bradley Wiggins con su medalla de oro tras ganar en la contrarreloj ol&iacute;mpica en Londres, ago 1 2012. Directivos ol&iacute;mpicos instaron a los deportistas m&aacute;s j&oacute;venes preparados para liberarse luego de meses de mon&aacute;stica dedicaci&oacute;n a beber "con sensatez" una vez que empiecen sus celebraciones. REUTERS/Cathal McNaughton</p>

Por Paul Majendie

LONDRES (Reuters) - Directivos olímpicos instaron a los deportistas más jóvenes preparados para liberarse luego de meses de monástica dedicación a beber “con sensatez” una vez que empiecen sus celebraciones.

Consejo difícil de aplicar para el nuevo héroe nacional de Gran Bretaña, el ciclista Bradley Wiggins, quien tras su victoria en la contrarreloj olímpica fue fotografiado con una botella de vodka y tónica y publicó en Twitter: “Dado vuelta al minuto”.

La imagen mostraba a Wiggins con sus típicas patillas y una enorme sonrisa haciendo una seña de “V de la Victoria” en una barra de un bar en el centro de Londres.

El periódico local The Sun informó que el primer campeón británico del Tour de Francia había bebido ocho vodkas con tónica luego de su éxito olímpico.

Algo similar ocurrió con su compatriota Peter Wilson, quien necesitó manos firmes y nervios de acero para adjudicarse su medalla de oro en tiro.

“Voy a quedar muy borracho y quizás algo tonto”, confesó Wilson con mucha honestidad tras su victoria.

Ahogar las penas también puede ser un pasatiempos peligroso.

El remero australiano Josh Booth, miembro del equipo que finalizó sexto en la final de su especialidad, fue arrestado presuntamente por haber dañado la vidriera de un comercio.

Eso llevó al portavoz de la delegación australiana, Mike Tancred, a declarar: “Tiene que haber un uso responsable del alcohol de parte de los miembros del equipo cuando terminan su competición”.

MANTENER LA CALMA

Para los participantes en el atletismo olímpico, que comienzan sus pruebas este fin de semana en Londres, podría existir un riesgo en la villa: nadadores despreocupados tras el final de sus competiciones.

Entrenadores, preparadores, jefes de prensa y directivos olímpicos seguramente darán advertencias e instarán a los atletas a mantener la calma, pero con la gran presión que conlleva el deporte profesional moderno, soltarse y pasarla bien siempre será una tentación irresistible.

Después de todo, los Juegos de Londres se llevan a cabo en un lugar característico por las borracheras, que tiene una de las tasas de consumo de alcohol más altas del mundo.

Con una sonrisa traviesa en el rostro, el golfista norirlandés Darren Clarke admitió que bebería cerveza Guiness sin parar tras haber ganado el Abierto Británico el año pasado.

El paso de Inglaterra por la Copa Mundial de Rugby 2011 fue plasmado más en las primeras páginas de los diarios que en las deportivas del final, con relatos de competencias de bebida en bares neozelandeses y mala conducta de jugadores en general.

Editado en español por Damián Pérez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below