Festival de Cine de Venecia promete sexo y cienciología

lunes 27 de agosto de 2012 12:41 GYT
 

Por Mike Collett-White

LONDRES (Reuters) - Venecia está depositando su fe este año en el sexo y la cienciología para generar el tipo de interés que el festival de cine más antiguo del mundo necesita para mantenerse por delante de un creciente número de rivales.

El festival anual en la isla del Lido, que cumple este año su 80 aniversario, compite desde hace tiempo con Toronto -que coincide en fecha- para atraer la mejores películas y las mayores estrellas a su alfombra roja y circuito de fiestas.

Tiene otro rival en el festival de Roma, que se celebra en noviembre y que ha impulsado sus credenciales contratando al respetado director artístico de Venecia Marco Müller.

Ha sido sustituido por Alberto Barbera, que es muy consciente de que los precios elevados y la infraestructura envejecida en el Lido juegan a favor de los rivales.

"Roma y Venecia traen sus nuevas ediciones como boxeadores que se suben a un ring", dijo Jay Weissberg, crítico en Roma de la revista Hollywood Variety, que sigue de cerca la escena de festivales italianos. "La guerra de palabras ya se ha jugado en la prensa en los últimos dos meses", agregó.

Barbera ha introducido un pequeño mercado de películas este año para que Venecia sea más atractivo comercialmente para los estudios, aunque hay dudas sobre cuánto negocio generará la iniciativa.

Pero su principal tarea es atraer una selección de filmes que aseguren la presencia de las principales estrellas, la atención de los medios y la extensión mundial de cine de bajo presupuesto y alta calidad.

Sobre el papel, el festival, que tendrá lugar del 29 de agosto al 8 de septiembre, parece prometedor.   Continuación...

 
<p>El director del Festival de Cine de Venecia, Alberto Barbera, durante una conferencia de prensa de cara al evento en Roma, jul 26 2012. Venecia est&aacute; depositando su fe este a&ntilde;o en el sexo y la cienciolog&iacute;a para generar el tipo de inter&eacute;s que el festival de cine m&aacute;s antiguo del mundo necesita para mantenerse por delante de un creciente n&uacute;mero de rivales. REUTERS/Alessandro Bianchi</p>