1 de septiembre de 2012 / 15:37 / hace 5 años

Industria cultural de España, amenazada por el alza del IVA

5 MIN. DE LECTURA

Por Tracy Rucinski

MADRID (Reuters) - Las instituciones culturales españolas, que ya sufren las consecuencias del recorte de fondos público, temían el sábado que la importante alza de impuestos que desde ahora gravan las entradas a sus espectáculos pueda ponerlas al límite.

Desde 1 de septiembre, el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) para una serie de actividades culturales pasó del 8 al 21 por ciento como parte de un amplio programa de medidas con las que el Gobierno conservador de Mariano Rajoy espera aumentar los ingresos, reducir el déficit y evitar un rescate europeo al conjunto del país.

España, que ha producido películas del director ganador del Oscar Pedro Almodóvar y libros del exitoso autor Carlos Ruiz Zafón, se ha visto paralizada por una crisis de deuda tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria en 2008 y se encuentra inmersa en su segunda recesión en sólo tres años.

La industria cultural advierte que aquella impositiva acarreará una fuerte caída en el número de espectadores, el cierre de cines y la pérdida de todavía más puestos de trabajo en un país donde la tasa de desempleo roza el 25 por ciento de la población activa.

"La subida de impuestos es un importante revés para el desarrollo de las artes españolas y hiere seriamente a un sector con un gran potencial económico y de empleo", dijo la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

La SGAE quiere que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, retire la medida.

Más de 4.000 asociaciones empresariales del sector habían pedido al Gobierno que concediera una moratoria de seis meses para la aplicación del nuevo IVA - lo cual no ocurrió -, en un movimiento de última hora para ayudar una industria que representa el 4 por ciento del Producto Interno Bruto y da trabajo a 550.000 personas.

Las asociaciones, agrupadas como UAEICE, dijeron que el alza ahuyentaría a sus 43 millones de espectadores, dejaría pérdidas por 530 millones de euros en ventas de entradas y llevaría al cierre del 20 por ciento de empresas de música, cine y artes escénicas.

Similares alzas de impuestos a las actividades culturales en Holanda, Hungría y Portugal afectaron a los ingresos fiscales, lo que obligó a los gobiernos a retractarse, dijo un estudio de la consultora PricewaterhouseCoopers.

Los partidos de la oposición pidieron también al Partido Popular (PP) que reconsiderara la medida, que eleva el IVA sobre las actividades culturales, antes con una tasa reducida, al nivel general.

Con el incremento, los impuestos a la cultura en España doblarán el porcentaje medio del 10,1 por ciento de la zona euro, según el diario El País.

TRIPLE REVÉS

El plan impositivo de Rajoy forma parte de la última dosis de austeridad del Gobierno, que busca reducir su déficit público en 65.000 millones de euros para 2014.

El sector sufre ya los efectos de la reducción del 15 por ciento en el presupuesto público destinado a la cultura y el retraso en los pagos de las entidades locales, la principal fuente de ingresos para las giras de teatro, danza y música por todo el país.

Los Gobiernos locales y regionales, que gastaron grandes sumas de dinero en una época de crédito fácil, están ahora en el centro de la crisis de deuda nacional.

Mientras los ayuntamientos luchan para pagar las facturas, incluso de servicios básicos como limpieza de calles y hospitales, su tradición de patrocinar festivales de música y teatro se ve amenazada.

Mientras, las bandas adelgazan en número de miembros, las compañías de teatro optan por producciones más baratas y con menos reparto - los monólogos están en auge - y las producciones cinematográficas casi se han paralizado. Los cines llevan años sufriendo un descenso en la recaudación de taquilla por la piratería digital.

La SGAE, que gestiona los derechos de música, literatura, teatro y cine, advirtió que el aumento del IVA elevará la piratería en un país que ya está entre los que más violan los derechos de autor.

Los museos y las galerías de arte también son víctimas de la medida gubernamental. Los museos públicos están exentos, pero luchan para compensar los recortes del Ejecutivo.

El madrileño Museo del Prado, que acoge obras maestras de Francisco de Goya y Diego Velázquez, empezó a abrir sus puertas los siete días de la semana y espera que el aumento en la venta de entradas puedan compensar el recorte de 12.600 millones de euros de subvenciones.

Traducido en Redacción de Madrid. Editado en español por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below