El fabricante de Angry Birds espera volar con Bad Piggies

miércoles 26 de septiembre de 2012 12:38 GYT
 

Por Tarmo Virki

HELSINKI (Reuters) - El fabricante de Angry Birds, Rovio Entertainment, espera demostrar que es más que el creador de un único éxito cuando el jueves lance Bad Piggies, en momentos en que los jugadores parecen haberse cansado de la aplicación a la que han sido adictos por los últimos tres años.

El nuevo juego estará protagonizado por cerdos que devuelven el golpe a los pájaros que les atacaron con sus tirachinas en Angry Birds.

Un éxito en las tiendas de aplicaciones virtuales daría un impulso a la compañía finlandesa, que mira a una posible salida a bolsa el próximo año.

Algunos analistas han cifrado su valor de mercado entre los 6.000 millones y los 9.000 millones de dólares, casi a la par que otra de las principales empresas tecnológicas del país, el fabricante de teléfonos móviles Nokia.

Rovio fue fundada en el 2003 y se convirtió en un fenómeno mundial después de lanzar Angry Birds para el iPhone de Apple a finales de 2009.

El altamente adictivo juego ayudó a multiplicar por diez las ventas de Rovio hasta los 100 millones de dólares el año pasado, una pequeña parte de los 38.700 millones de euros (50.200 millones de dólares) cosechados por Nokia.

Angry Birds sigue encabezando las listas de juegos, con más de 1.000 millones de descargas, y a finales de 2011 tenía 200 millones de usuarios mensuales.

Esto se compara, por ejemplo, con los 240 millones que se vieron atraídos por las propuestas de la estadounidense Zynga, como su juego de Facebook Farmville.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo de una serie de juguetes basados en el videojuego Angry Bird de Rovio Entertainment en hong Kong, jul 3 2012. Iamgen de archivo de una serie de juguetes basados en el videojuego Angry Bird de Rovio Entertainment en hong Kong, jul 3 2012. El fabricante de Angry Birds, Rovio Entertainment, espera demostrar que es m&aacute;s que el creador de un &uacute;nico &eacute;xito cuando el jueves lance Bad Piggies, en momentos en que los jugadores parecen haberse cansado de la aplicaci&oacute;n a la que han sido adictos por los &uacute;ltimos tres a&ntilde;os. REUTERS/Bobby Yip</p>