Cameron pide respuestas a cadena británica BBC tras escándalo

lunes 22 de octubre de 2012 12:11 GYT
 

Por Maria Golovnina y Michael Holden

LONDRES (Reuters) - La presión que existe sobre la BBC por el supuesto encubrimiento de casos de abusos sexuales de un famoso presentador aumentó el lunes, después que el primer ministro británico, David Cameron, dijo que la cadena pública tenía que responder graves preguntas.

Las palabras del primer ministro británico llegan luegode que el editor de "Newsnight", programa insignia de la internacionalmente reconocida organización de medios, renunció tras admitir que dio una versión "inexacta" de por qué la BBC no emitió el caso de supuestos abusos de menores del fallecido presentador Jimmy Savile.

"Estas son preguntas serias. Necesitan ser contestadas", dijo Cameron por las denuncias de encubrimiento.

El escándalo ha envuelto a la BBC en momentos en que aumentan las presiones de sus críticos, entre los que están gran parte de los medios de comunicación conservadores, que se preguntan si la cadena debe seguir siendo financiada con fondos públicos.

Los críticos -principalmente James Murdoch, hijo del magnate de medios Rupert Murdoch- han dicho que el sistema de financiación de la BBC, que consiste principalmente en el pago de una licencia por parte de los hogares británicos, le otorga una ventaja injusta sobre sus competidores privados.

La BBC ha reducido su fuerza de trabajo después de que el gobierno de Cameron impuso fuertes recortes de gastos, por lo que una pérdida de confianza de parte del público podría ser un nuevo problema en las futuras discusiones sobre el financiamiento de la cadena.

Si bien Savile, que murió el año pasado, no era muy conocido fuera de Gran Bretaña, era una de las personalidades más reconocidas de la televisión doméstica en las décadas de 1970 y 1980, donde presentaba programas para niños y de música pop en horario central.

Savile, que fue galardonado por la reina Isabel, es acusado ahora de violación y abuso de jovencitas de hasta 12 años, y algunos casos habrían ocurrido en las propias oficinas de la BBC.   Continuación...