31 de octubre de 2012 / 16:43 / en 5 años

El Vaticano estudia limitar las visitas a la Capilla Sixtina

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - Los frescos de la Capilla Sixtina, obra de Miguel Ángel, cumplieron 500 años el miércoles, ocasión que el Vaticano aprovechó para advertir que podría limitar el número de visitantes para proteger una de las maravillas de la civilización occidental.

<p>El Papa Benedicto XVI durante una V&iacute;spera en la capilla Sixtina en El Vaticano, oct 31 2012. Los frescos de la Capilla Sixtina, obra de Miguel &Aacute;ngel, cumplieron 500 a&ntilde;os el mi&eacute;rcoles, ocasi&oacute;n que el Vaticano aprovech&oacute; para advertir que podr&iacute;a limitar el n&uacute;mero de visitantes para proteger una de las maravillas de la civilizaci&oacute;n occidental. REUTERS/Osservatore Romano/Pool Imagen para uso no comercial, ni ventas, ni archivos. Solo para uso editorial. No para su venta en marketing o campa&ntilde;as publicitarias. Esta imagen fue entregada por un tercero y es distribuida, exactamente como fue recibida por Reuters, como un servicio para clientes.</p>

El 13 de octubre de 1512, apenas 20 años después del descubrimiento de América, el papa Julio II realizó un servicio religioso para inaugurar la sala en la que Miguel Ángel trabajó durante cuatro años, buena parte de ellos tumbado de espaldas para terminar los frescos del techo.

Los frescos tuvieron un éxito inmediato entre la población de la ciudad y su fama se extendió pronto a todo el mundo.

El problema cinco siglos después es que a veces parece que el lugar estuviera demasiado concurrido, ya que la Capilla Sixtina es casi indiscutiblemente la sala más visitada del mundo.

Con el crecimiento del turismo de masas, cada año unas cinco millones de personas, hasta 20.000 al día en verano, entran en la capilla.

El techo de la capilla, en la que los cardenales se reúnen en secreto en cónclaves para elegir al nuevo papa, incluye una de las escenas más famosas de la historia del arte: el brazo de un Dios gentil dando vida a Adán en el panel de la creación.

A principios de este mes, el crítico literario italiano Pietro Citati generó controversia al escribir una carta abierta en un importante periódico italiano en la que denunciaba el comportamiento de la multitud que visitaba lo que técnicamente es un lugar sagrado.

Los turistas, dijo, “parecen hordas de borrachos” y los frescos pueden resultar dañados por su respiración, su sudor, el polvo de sus zapatos y su calor corporal.

El ambiente, escribió Citati, está lejos de ser contemplativo, ya que los turistas ignoran la petición que hace el Vaticano de silencio, compostura y la prohibición de tomar fotos.

SUDOR, POLVO Y DIÓXIDO DE CARBONO

Citati ha sido el último crítico que pide que el Vaticano limite drásticamente el número de personas que visitan la capilla, imprescindible para los turistas que acuden a la ciudad eterna.

Antonio Paolucci, director de los museos vaticanos, dijo que no se preveía limitar el número de visitantes “a corto y mediano plazo”, pero dijo que los museos podrían no tener otra opción en el futuro.

“La presión causada por los humanos, como el polvo introducido, la humedad de los cuerpos, el dióxido de carbono que produce la transpiración pueden causar incomodidad al visitante y, a largo plazo, posibles daños a las pinturas”, dijo Paolucci en un artículo en el periódico vaticano para celebrar los 500 años de los frescos vaticanos.

“Podríamos limitar el acceso, estableciendo un límite al número. Lo haremos si crece el turismo más allá de los límites de la tolerancia razonable y si no podemos responder adecuadamente al problema”, dijo.

Según el sistema actual, los visitantes de los museos vaticanos pueden reservar para entrar o esperar largas colas en el exterior, pero no hay límite para el número total diario.

En 1994, a finales del proyecto de restauración de 14 años, los técnicos instalaron un elaborado sistema de humidificadores, aire acondicionado, filtros y controles de microclima en la capilla.

Sin embargo, el número de visitantes ha crecido en los últimos 18 años, lo que ha puesto el sistema bajo presión.

Paolucci dijo que la marca de aire acondicionado Carrier, unidad de United Technologies, estaba estudiando un proyecto “nuevo, radicalmente innovador y de tecnología punta” para proteger los frescos del daño atmosférico. El nuevo equipo debería estar preparado en un año, dijo.

Información de Philip Pullella

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below