7 de enero de 2013 / 17:58 / hace 5 años

Los videojuegos no aumentan en los niños el deseo de comer frutas

4 MIN. DE LECTURA

Por Kerry Grens

NUEVA YORK (Reuters Health) - Un estudio de Holanda demuestra que la publicidad de comida saludable en forma de videojuegos online no aumenta el deseo de los niños de comer snacks más naturales.

Los autores esperaban que los niños optaran por comer frutas después de usar juegos que las promovieran, dado que estudios previos habían demostrado la efectividad comercial de estos "publijuegos". De hecho, los participantes del experimento consumieron más snacks después de jugar, pero no justamente más frutas.

"El juego induce hambre y a los niños les gustan los snacks (altamente calóricos) más que las frutas, entonces optan por esos productos", dijo el autor principal, Frans Folkvord. Agregó que, a partir de estos resultados, los padres deberían tomar precauciones por el efecto de esos juegos online, aun cuando piensen que promueven la alimentación saludable.

"Los niños no son conscientes de las intenciones de quienes los comercializan. Los padres tienen que enseñarles a ser escépticos frente a esos juegos", dijo Folkvord, estudiante de la Universidad de Amsterdam.

"La asociación entre diversión y visualización de un producto está diseñada para influenciar la opinión sobre ese producto", indicó Sandra Calvert, profesora de Georgetown University y que no participó del estudio.

Las cadenas de comida chatarra y las marcas de cereales y jugos son sólo algunos de los que ofrecen juegos infantiles en sus sitios de internet, como McDonald, Cap'n Crunch y Juicy Juice.

El equipo de Folkvord reunió a 201 alumnos primarios y los dividió en tres grupos que usaron distintos videojuegos para evaluar la memoria: uno promovía un caramelo, el otro una fruta y el tercero un juguete. Un grupo de 69 niños no utilizó ningún juego (grupo control). A los cinco minutos de juego, los niños podían comer un snack de dos recipientes con caramelos y de dos recipientes con frutas.

Los niños que utilizaron los juegos que promocionaban alimentos consumieron más calorías que los otros dos grupos.

Por ejemplo: los niños que usaron el juego que promocionaba un caramelo consumieron 202 calorías y los que utilizaron el juego que promovía una fruta ingirieron 183 calorías, versus las 130 calorías que consumieron los niños que usaron el juego que promocionaba un juguete y las 106 calorías que ingirió el grupo control, según publica American Journal of Clinical Nutrition.

"Pienso que estos publijuegos dan ganas de comer", dijo Folkvord. Pero a diferencia de lo esperado, los videojuegos no siempre promovían el alimento presente en el juego. De hecho, los niños que utilizaron los juegos que promovían alimentos ingirieron la misma cantidad de frutas (32 o 33 calorías), sin importar si el juego promocionaba un caramelo o una fruta.

De modo que la mayoría de las calorías que consumieron ambos grupos provino de los caramelos.

Aun así, Calvert opinó que los publijuegos podrían ser buenas herramientas para promover la alimentación saludable en el contexto adecuado. Dijo que es importante que los padres monitoreen los sitios de Internet en los que juegan los niños porque pueden influir en sus preferencias alimentarias.

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, online 26 de diciembre del 2012.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below