Islamistas rebeldes dejan un legado de destrucción en Tombuctú

martes 29 de enero de 2013 08:01 GYT
 

Por Pascal Fletcher y Giles Elgood

TOMBUCTU, Mali (Reuters) - La quema de una biblioteca que albergaba miles de manuscritos antiguos en la ciudad de Tombuctú, en el desierto de Mali, es el último acto de destrucción por parte de los insurgentes islamistas que han pasado meses destrozando tumbas y santuarios en el lugar declarado patrimonio de la humanidad.

El organismo cultural de las Naciones Unidas, la UNESCO, dijo que estaba intentado averiguar cuáles eran los daños precisos en el Instituto Ahmed Baba, un edificio moderno que contiene valiosos documentos que se remontan al siglo XIII.

Los manuscritos son "de un valor excepcional y testimonio de una larga tradición de aprendizaje e intercambio cultural", dijo el portavoz de la UNESCO Roni Amelan. "Así que estamos horrorizados", sostuvo.

Pero si ellos están horrorizados, los historiadores y expertos en religión probablemente no se muestren sorprendidos por este gesto desafiante de los rebeldes islamistas que huyen del antiguo enclave comercial ante la llegada de las tropas francesas y malienses.

"Era una de las bibliotecas más grandes de manuscritos islámicos del mundo", dijo Marie Rodet, profesora de historia africana en la London's School of Oriental and African Studies.

"Es pura venganza. Sabían que estaban perdiendo la batalla y golpearon donde realmente duele", dijo a Reuters.

Los rebeldes tuareg asolaron en primer lugar Tombuctú en abril de 2012, para colocar la bandera del que declararon era su territorio en el norte de Mali.

Antes de la ocupación, Tombuctú y sus antiguas mezquitas eran parada obligatoria para los viajeros que buscaban una experiencia en el desierto y para los profesores que querían adentrarse en la sabiduría histórica a partir de textos islámicos poco habituales.   Continuación...