Leyes rusas contra el alcohol derriban un monumento al vodka

jueves 7 de febrero de 2013 12:57 GYT
 

MOSCÚ (Reuters) - Un monumento ruso a la botella de vodka ha sido derribado por temor a que pueda considerarse publicidad ilegal al trago preferido del país.

La escultura de metal de tres metros se había convertido en un hito de la localidad de Glazov, situada en los Urales a 1.000 kilómetros de Moscú. Pero los vecinos se levantaron una mañana de la semana pasada para descubrir que había desaparecido, dejando sólo un pedestal vacío.

La caída de la botella refleja un nuevo espíritu más sobrio en Rusia bajo el mando del presidente Vladimir Putin, un judoka cinturón negro que monta a caballo, en ala delta o sumergible ante las cámaras, pero al que rara vez se ve alzando una copa a menos que sea para brindar por un multimillonario acuerdo de petróleo.

Putin firmó en julio del año pasado una prohibición sobre la publicidad de bebidas alcohólicas, y otras leyes han vetado la venta de alcohol en quioscos en la calle o después de las 11 de la noche.

Las primeras noticias sugerían que las autoridades locales estaban detrás de la desaparición del monumento, erigido hace 13 años para conmemorar el centenario de la fábrica local de licores Glazovskiy.

Pero los jefes de la fábrica dijeron después a los medios locales que habían decidido retirar la obra de la vista pública, temiendo que pudiera verse afectada por las nuevas y estrictas normas de publicidad.

"El monumento de la botella (...) podría considerarse un anuncio de nuestros productos. Por este motivo, se tomó la decisión de retirarla", dijo a los medios locales Dmitry Pozdeev, responsable del departamento legal de la fábrica. La escultura se trasladó al interior de la fábrica.

Los medios rusos sugirieron que los activistas contra el alcohol podrían tener algo de trabajo en la región, señalando a otra escultura a unas empanadillas de carne hervidas, populares en Rusia para acompañar a la bebida, que aún se alza en la cercana ciudad de Izhevsk.

(Reporte de Sonia Elks; Traducido por Redacción de Madrid. Editado en español por Marion Giraldo)