La obra cumbre de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina enmarca el cónclave

martes 12 de marzo de 2013 10:43 GYT
 

Por Naomi O'Leary

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - Los cardenales que votarán para elegir a un nuevo Papa esta semana recibirán inspiración de uno de los principales y más famosos trabajos artísticos del mundo en la Capilla Sixtina de 500 años de antigüedad.

Aislados del mundo exterior, los 115 cardenales depositarán sus papeletas en la capilla en la que Miguel Ángel pintó el Juicio Final en uno de los muros, y con la mano de Dios dando vida a Adán por encima de ellos.

Los católicos de todo el mundo centrarán su atención en la sencilla chimenea sobre el tejado de la capilla que contará los progresos en la elección de un nuevo Papa - humo negro para el desacuerdo y blanco para decirle al mundo que un nuevo pontífice ha sido elegido.

La capilla, terminada en el siglo XVI, ve pasar a 20.000 visitantes en un día normal, vigilados cuidadosamente por los guardas del museo del Vaticano por si tratan de hacer fotos prohibidas a hurtadillas.

La capilla se ha usado para celebrar el cónclave desde 1484, después de la muerte del hombre del cual la iglesia toma su nombre, el papa Sixto IV, que ayudó a comenzar el renacimiento artístico del siguiente siglo reuniendo artistas a su alrededor y apoyando sus trabajos.

En esa ocasión, los cardenales eligieron a Inocencio VIII, un hombre recordado en la Enciclopedia Británica como un papa cuyo nepotismo hacia sus dos hijos ilegítimos fue "tan abundante como descarado".

Esta fue la era en la que las familias nobles romanas luchaban envenenadamente para conseguir el papado y el vasto acceso a la riqueza que venía con él.

OCULTACIÓN   Continuación...