8 de abril de 2013 / 14:04 / hace 4 años

Exhuman restos de Neruda en Chile para determinar si fue asesinado por la dictadura

4 MIN. DE LECTURA

Un grupo de trabajadores que ayudan a expertos forenses cavan la tumba del premio Nobel chileno Pablo Neruda en su casa museo en Isla Negra, a unos 106 kilómentros al noroeste de Santiago, abr 7 2013. Los restos del popular poeta chileno Pablo Neruda fueron exhumados el lunes para determinar si el Premio Nobel murió de cáncer o envenenado por agentes de la dictadura de Augusto Pinochet hace 40 años, informó el lunes el juez a cargo de la investigación.Communications Division of the judiciary/Handout Imagen para uso no comercial, ni ventas, ni archivos. Solo para uso editorial. No para su venta en marketing o campañas publicitarias. Esta fotografía fue entregada por un tercero y es distribuida, exactamente como fue recibida por Reuters, como un servicio para clientes.

Por Rodrigo Garrido

ISLA NEGRA, Chile (Reuters) - Los restos del popular poeta chileno Pablo Neruda fueron exhumados el lunes para determinar si el Premio Nobel murió de cáncer o en realidad fue envenenado por agentes de la dictadura de Augusto Pinochet hace 40 años.

El resultado de los análisis se conocerán en los próximos meses. Las excavaciones se realizaron en uno de los patios de la casa-museo del escritor en el balneario de Isla Negra, en la costa central de Chile, donde escribió algunos de sus sonetos más famosos.

En una mañana fría y soleada, un equipo de especialistas trabajó en la remoción del ataúd bajo una carpa blanca que impedía ver en detalle la exhumación. Finalmente el cofre fue retirado dentro de un saco celeste que fue cubierto con una bandera chilena.

Rodolfo Reyes, sobrino del gigante de las letras de Isla Negra, acompañó los restos hasta el automóvil que los sacó del lugar.

"Se van a hacer todas las pericias que sean necesarias. En el fondo, en la parte judicial, se va a poder establecer, de acuerdo al informe que entreguen los peritos, cuál fue la causa de la muerte", dijo a periodistas el magistrado Mario Carroza tras las faenas de exhumación.

La investigación comenzó hace dos años en base a denuncias del Partido Comunista, al que pertenecía Neruda, y de su ex chofer, quien afirma que el poeta fue envenenado cuando estaba internado en la clínica Santa María, de Santiago, afectado por un cáncer de próstata.

El escritor murió el 23 de septiembre de 1973, dos semanas después del golpe militar que encaramó a Pinochet en el poder.

El ex chofer del poeta, Manuel Araya, ha asegurado que el autor de "20 Poemas de Amor y una Canción Desesperada" recibió una inyección mortífera por parte de agentes de la dictadura que se infiltraron en la clínica.

"Esperamos que haya un resultado positivo porque Neruda fue asesinado. Pinochet cometió un error al mandar a asesinar a Neruda", dijo Araya, quien aseguró que sin esa inoculación el poeta hubiera vivido mucho más tiempo a pesar de la enfermedad.

Cerca de una decena de peritos chilenos y extranjeros participaron en la remoción de tierra y apertura de la lápida en la que está la urna de Neruda y de su tercera esposa Matilde Urrutia, en medio de la atenta mirada de familiares, la policía y prensa local e internacional.

Entre los especialistas extranjeros que participaron en las labores se encuentran expertos provenientes de Estados Unidos, Inglaterra y Argentina, además de miembros de la Cruz Roja Internacional que actuaron como veedores.

El director del Servicio Médico Legal, Patricio Bustos, dijo que el ataúd de Neruda se encontraba en buen estado, por lo que las pericias apuntarán a buscar elementos relacionados con la enfermedad que afectó al escritor, como también la eventual presencia de sustancias tóxicas en sus restos.

Bajo la dictadura de Pinochet, que se extendió entre 1973 y 1990, unas 3.000 personas murieron o fueron desaparecidas y otras 28.000 fueron torturadas.

La exhumación de los restos de Neruda se suma a la investigación en curso sobre la muerte del ex presidente Eduardo Frei Montalva, quien oficialmente falleció de una infección tras una operación de hernia al hiato, aunque años después surgieron denuncias de un supuesto envenenamiento de agentes de Pinochet.

El ex presidente Frei murió en la misma clínica en la que falleció Neruda.

Carroza informó que en los restos de Neruda trabajarán los mismos peritos forenses que examinaron el cadáver del ex presidente Salvador Allende, en un proceso que determinó que no había sido asesinado.

Los restos de Neruda serán trasladados a Santiago para ser examinados en el Servicio Médico Legal. No se descarta que algunas muestras sean enviadas a laboratorios extranjeros para una investigación más acuciosa.

Escrito por Antonio de la Jara. Editado por Damián Wroclavsky

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below