Un cantante desafortunado protagoniza estreno de los Coen en Cannes

domingo 19 de mayo de 2013 13:06 GYT
 

Por Alexandria Sage

CANNES, Francia (Reuters) - Música folk, Greenwich Village y un gato protagonizan la nueva película de los hermanos Coen que se presentó el domingo en el Festival de Cine de Cannes, dando inicio al primero de los cinco filmes estadounidenses que pasarán por el sur de Francia con las cautivadoras desventuras de un cantante en apuros.

"Inside Llewyn Davis", dirigida por Ethan y Joel Coen, es un cuento encantador sobre la música folk de comienzos de la década de los 60', un homenaje a los artistas que viven al día y una oda a Nueva York.

Contado a través de la visión de su protagonista Llewyn, interpretado por Oscar Isaac, la película retiene la rápida conversación ingeniosa y rareza de las clásicas películas de los hermanos Coen como "Oh Brother, Where Art Thou?" y "Barton Fink", con las que la pareja ganó la Palma de Oro en 1991.

Sin embargo, el contrapunto a la extravagancia en la película es la conmovedora voz y la inexpresión de Isaac, cuyo personaje simplemente no puede tomarse un descanso de los promotores de conciertos, su representante o su amante Jean, interpretada por Carey Mulligan.

"Todo lo que tocas se convierte en mierda. Como el hermano idiota del rey Midas", le grita Jean a Llewyn.

Por si no le bastara con no tener dinero, ni trabajo, ni un lugar donde vivir, Llewyn también se las ha arreglado para perder a su gato anaranjado y las escenas de persecución entre el hombre y el felino en el triste invierno de Nueva York están entre los puntos fuertes de la película.

"La película realmente no tiene argumento. Esto nos preocupó de cierta manera. Eso es por lo que introdujimos al gato. Realmente gira en torno al gato", bromeó Joel Coen antes del estreno del domingo.

En una proyección realizada el sábado, se produjeron aplausos espontáneos por parte de los críticos en una escena en la que Llewyun toca la guitarra como acompañamiento para un amigo, interpretado por Justin Timberlake, durante una sesión de grabación de una canción maravillosamente absurda sobre el presidente John F. Kennedy y el programa espacial de Estados Unidos.   Continuación...