Documental sobre WikiLeaks destaca compleja personalidad de Julian Assange

viernes 24 de mayo de 2013 12:57 GYT
 

Por Zorianna Kit

LOS ANGELES (Reuters) - Si bien Julian Assange, fundador de WikiLeaks, puede presumir ser un impulsor de la transparencia, cuando un cineasta ganador de un Oscar quiso sacar a la luz su ascenso a la fama tras publicar cables diplomáticos de Estados Unidos en su sitio en internet, el ex pirata informática no se mostró muy contento.

Alex Gibney se dispuso a descubrir la historia detrás de Assange, de 41 años, y el sitio web que fundó en el 2006 para filtrar información clasificada enviada por fuentes anónimas, pero recibió poca cooperación del australiano.

"We Steal Secrets: The Story of WikiLeaks" explora cómo la web facilitó la publicación de miles de documentos clasificados del Gobierno de Estados Unidos, entre ellos cables diplomáticos y del ejército sobre las guerras de Irak y Afganistán.

Para recrear la historia de WikiLeaks, Gibney quiso entrevistar a Assange, pero éste fue difícil de persuadir y decidió realizar el filme sin él.

El director habló varias veces con Assange fuera de cámara y dijo que se formó una imagen de un personaje complejo.

"Si lo encuentras en momentos desprevenidos, puede ser un ser humano terriblemente encantador, autocrítico y realmente cautivador", dijo Gibney a Reuters.

Pero cuando Assange sintió que la conversación se convertía en una entrevista oficial, Gibney dijo que se mostró reacio a "darme el tipo de reflexiones honestas que habrían sido tan importantes" (para el filme).

Cuando Gibney decidió filmar el documental sin la participación de Assange, dijo que el fundador de WikiLeaks no se lo tomó bien.   Continuación...

 
Imagen de archivo del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en el balcón de la embajada de Ecuador en Londres, dic 20 2012. Si bien Julian Assange, fundador de WikiLeaks, puede presumir ser un impulsor de la transparencia, cuando un cineasta ganador de un Oscar quiso sacar a la luz su ascenso a la fama tras publicar cables diplomáticos de Estados Unidos en su sitio en internet, el ex pirata informática no se mostró muy contento. REUTERS/Luke MacGregor/File