Grecia, de nuevo en crisis por cierre de cadena estatal de televisión

miércoles 12 de junio de 2013 16:22 GYT
 

Por Lefteris Papadimas y Renee Maltezou

ATENAS (Reuters) - El primer ministro de Grecia, Antonis Samaras, afrontó el miércoles una revuelta política de sus socios de coalición y el recrudecimiento del descontento público horas después de que su Gobierno cerrara repentinamente la cadena de televisión estatal ERT.

La cadena dejó de transmitir pocas horas después del anuncio, al que el Gobierno calificó como una medida temporaria para impedir que se siga malgastando el dinero de los contribuyentes.

Samaras dijo que cerrar el canal era una prueba de las políticas que se necesitarán para transformar a Grecia para que no sea "un Parque Jurásico real, el único lugar de la tierra en el que los dinosaurios sobrevivieron".

Pero los dos socios de centroizquierda de la coalición estaban furiosos, diciendo que no habían sido consultados y demandando que la cadena vuelva a transmitir. Las declaraciones no llegaron a amenazas con abandonar el Gobierno.

Sindicatos laborales llamaron a un paro nacional de 24 horas para el jueves y los periodistas iniciaron una huelga indefinida, forzando un bloqueo informativo en cadenas de televisión y periódicos privados.

Algunos periodistas de ERT tomaron el edificio de la radiodifusora y transmitieron a través de Internet. Realizaron noticieros en repudio al cierre y repitieron imágenes de miles de personas reunidas afuera para protestar contra la medida.

Los problemas, combinados con el desbarajuste de un problemático programa de privatizaciones, revirtieron un aumento en la confianza de los inversores que había llevado a Samaras a decir que el riesgo de una salida de Grecia de la zona euro había terminado y que una recuperación estaba en curso.

Los rendimientos de los bonos referenciales de Grecia a 10 años volvieron a superar el 10 por ciento luego de que Atenas no pudo vender la empresa estatal de gas DEPA el lunes, poniendo en riesgo el cumplimiento de los objetivos del rescate.   Continuación...