Lindsay Lohan admite que es adicta y pretende "callarse y escuchar"

lunes 19 de agosto de 2013 16:59 GYT
 

NUEVA YORK (Reuters) - Semanas después de terminar su sexto viaje de rehabilitación, la actriz Lindsay Lohan dijo en una entrevista televisiva que es una adicta y que se ha dado cuenta de que necesita "callarse y escuchar" porque su intento de tratar sus problemas personales no ha funcionado.

"Soy mi peor enemiga, lo sé y lo admito", dijo Lohan, de 27 años, a Oprah Winfrey en una entrevista en la Oprah Winfrey Network (OWN).

Consultada sobre si era una adicta, Lohan contestó que "sí", añadiendo que su sustancia preferida era el alcohol, que según dijo era "una puerta hacia otras cosas".

Lohan, que saltó a la fama como una estrella infantil en "The Parent Trap" antes de cosechar grandes éxitos en películas como "Mean Girls", ha visto su imagen manchada por una serie de detenciones, apariciones en juzgados, episodios de rehabilitación y un paso por la cárcel, hechos que han sido cubiertos por los medios de forma casi continua.

Recientemente la actriz recibió tratamiento en el Betty Ford Center, para después terminar el tratamiento en otro centro.

Lohan dijo a Winfrey que había sentido muchas veces vergüenza y "muchísima culpa" por las continuas recaídas en abuso de sustancias, peleas en público con sus padres y problemas con la ley.

Cuando Winfrey preguntó qué había sido diferente en esta última sesión de rehabilitación, Lohan dijo que ya no toma Aderall, un medicamento que contiene anfetamina y dextroanfetamina, que había consumido por su trastorno por déficit de atención, diciendo que tomar fármacos es "todo lo que conozco", pero que ahora estaba más calmada sin consumirlo.

Lohan dijo que ahora toma vitaminas y que su actitud había evolucionado.

"Solo necesito callarme y escuchar", dijo.   Continuación...

 
Imagen de archivo de la actriz Lindsay Lohan durante una premiere en Hollywood. REUTERS/Fred Prouser. Semanas después de terminar su sexto viaje de rehabilitación, la actriz Lindsay Lohan dijo en una entrevista televisiva que es una adicta y que se ha dado cuenta de que necesita "callarse y escuchar" porque su intento de tratar sus problemas personales no ha funcionado.