Campeona mundial Isinbayeva quiere dejar Rusia por Mónaco

jueves 22 de agosto de 2013 11:25 GYT
 

Por Timothy Heritage

MOSCÚ (Reuters) - Una semana después de henchir de orgullo a los rusos al ganar el título mundial de salto de pértiga y defender la ley de su país contra la propaganda gay, Yelena Isinbayeva quiere abandonar su ciudad venida a menos por la rica Mónaco.

En una declaración que podría molestar a muchos rusos y al presidente Vladimir Putin - que está intentando fomentar el sentimiento patriótico para aunar a sus seguidores tras las protestas -, la atleta dijo que su hasta ahora querida ciudad de Volgogrado está empobrecida y en declive.

"En Volgogrado tendré muchos compromisos, pero quiero vivir en Mónaco", declaró en el periódico ruso Argumenty i Fakty del jueves.

"¿Qué puedes hacer aquí, en la ciudad, cuando Volgogrado simplemente es pobre? La ciudad se ha vuelto horrible y vieja. Está deteriorada. Las calles están fatal", sostuvo.

Su ciudad natal, situada a 900 kilómetros al sur de Moscú, se llamaba Stalingrado en honor del antiguo dictador Josef Stalin y es respetada por los rusos por haber sufrido una de las batallas más duras de la Segunda Guerra Mundial, entre 1942 y 1943, que ayudó a cambiar el sentido de la guerra contra la Alemania nazi.

Pero Isinbayeva dijo que la "ciudad de las victorias" necesita reformas y desarrollo para dar a la gente adecuados niveles de vida y unas mejores instalaciones deportivas.

"Simplemente hace falta crear condiciones decentes de vida aquí", afirmó. "En nuestra ciudad no tenemos las condiciones para vivir", indicó.

Dijo que Putin la felicitó por su victoria en los Mundiales de atletismo de Moscú la semana pasada, pero es poco probable que estas declaraciones suyas le vayan a gustar.   Continuación...

 
La campeona rusa Yelena Isinbayeva durante el Mundial de Atletismo celebrado en Moscú. Agosto, 2013. REUTERS/Kai Pfaffenbach. Una semana después de henchir de orgullo a los rusos al ganar el título mundial de salto de pértiga y defender la ley de su país contra la propaganda gay, Yelena Isinbayeva quiere abandonar su ciudad venida a menos por la rica Mónaco.