1 de octubre de 2013 / 3:34 / en 4 años

Artistas sirios encuentran refugio y reconocimiento en Líbano

Por Stephen Kalin

BEIRUT (Reuters) - Las pinceladas de color en un lienzo pintado por Imad Habab representan el momento de una explosión en la guerra civil de Siria.

“La explosión es un momento en que el que se pueden borrar todos los sueños, todas las oportunidades, todas las ideas”, dijo el artista de 24 años, que pintó la imagen después de abandonar Damasco el verano pasado.

Los bombardeos, los coches bomba y los toques de queda han llevado la vibrante escena artística siria a la paralización desde que hace dos años y medio comenzaron los combates, y han hecho que cientos de jóvenes artistas sirios como Habab huyan al vecino Líbano, donde han encontrado un lugar seguro y a un público receptivo.

Mark Hachem, que tiene galerías de arte contemporáneo en Beirut, París y Nueva York, dice que la guerra civil ha terminado aumentando el interés en el arte sirio a medida que más artistas dejan el país y exhiben fuera.

“Me encuentro organizando exposiciones para artistas y ferias de arte e, inconscientemente - ni siquiera miro -, el 80 por ciento de los trabajos que reúno son sirios”, dijo a Reuters.

Los artistas sirios “reflejan la realidad y los problemas y la tensión en Oriente Próximo (..) Han vivido ellos mismos los acontecimientos”, añadió.

Líbano, considerado desde hace tiempo un centro cultural regional, les proporciona el refugio ideal.

Raghad Mardini, ingeniero civil de Damasco, creó Art Residency Aley (ARA) el año pasado, usando sus propios fondos para apoyar a artistas como Habab. ARA acoge dos artistas sirios al mes en un establo restaurado de estilo otomano del siglo XIX en las montañas del sureste de Beirut.

“Este mes es un momento de relax (para los artistas), para que olviden todas las tensiones y el estrés que vivieron en Siria, y se sientan seguros”, dijo Mardini. “Y tienen libertad de expresión y solidaridad (con otros artistas)”.

Además de proporcionar alojamiento y material artístico, la residencia conecta a los emergentes artistas sirios con galerías, coleccionistas y oportunidades profesionales.

Mardini dijo que creía que la interacción entre artistas sirios y audiencias libanesas están cambiando los estereotipos que los libaneses tienen de los sirios como soldados o jornaleros. La presencia militar durante 29 años de Siria en Líbano terminó en 2005, y los jornaleros de Siria continúan trabajando en Líbano, en su mayoría en sectores mal pagados como el de la construcción.

“Es una forma de mostrar que hay otro lado de los sirios”, dijo Mardini. “Hay una generación que está creciendo en esta difícil situación pero tienen mucho talento, son muy creativos”.

El influjo de artistas sirios está enriqueciendo la escena artística en Líbano, dijo Hachem. “Está creando algo nuevo, un movimiento nuevo. Puede comprobarse que los artistas libaneses se ven influidos por la realidad siria y viceversa”, añadió.

ARTE CARACTERÍSTICO

Jaled Samawi, que fundó la galería Ayyam en Damasco en 2006, dijo que décadas de relativo aislamiento de Occidente habían convertido el arte sirio en “peculiar”.

La galería de Damasco ha cerrado por la guerra, pero una sucursal en Beirut acogió este año un taller y una exhibición de tres artistas sirios y uno palestino de Siria.

Reflejando estas cifras, los marchantes de arte de Beirut dijeron a Reuters que emergentes artistas sirios visitan sus galerías a diario.

Huidos a menudo sin su obra, muchos artistas muestran a los marchantes fotos de sus cuadros, que tienen guardados en discos duros o en el teléfono móvil y traen algunas piezas siempre que pueden volver a Siria.

Omar Ibrahim, que se mudó a Líbano hace un año, expresa el trauma sirio en su arte en la forma de sangrientos caballos y hienas de su localidad rural en la provincia de Sueida. El artista dice que los animales simbolizan al pueblo y al Gobierno, respectivamente.

Ibrahim, que estudió escultura en la Universidad de Damasco, no tiene ninguna ilusión de que el arte pueda parar el conflicto o sanar heridas, pero dice que puede “afectar muy profundamente la conciencia de la gente”.

“Cuando la guerra termina, las cosas se calmen... les hará volverse hacía sí mismos para intentar comprender qué ocurrió antes”, dijo.

Traducido por Inmaculada Sanz en Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below