1 de octubre de 2013 / 3:34 / hace 4 años

El cine latinoamericano triunfa en el festival de San Sebastián

La cineasta venezolana Mariana Rondón sostiene el premio Concha de Oro por su película Pelo Malo en la entrega de galardones en el Festival de San Sebastián, sep 28 2013. "Pelo malo", película dirigida por la venezolana Mariana Rondón, se alzó el sábado con la Concha de Oro en la 61 edición del Festival de Cine de San Sebastián, en la que otro director latinoamericano, el mexicano Fernando Eimbcke, consiguió el reconocimiento a mejor director por "Club Sandwich". REUTERS/Vincent West

Por Arantza Goyoaga

SAN SEBASTIAN (Reuters) - “Pelo malo”, película dirigida por la venezolana Mariana Rondón, se alzó el sábado con la Concha de Oro en la 61 edición del Festival de Cine de San Sebastián, en la que otro director latinoamericano, el mexicano Fernando Eimbcke, consiguió el reconocimiento a mejor director por “Club Sandwich”.

Una Concha de plata para la actriz española Marian Álvarez por su interpretación en “La herida”, otra para el actor británico Jim Broadbent por “Le week-end”, y un Premio especial del Jurado para la ópera prima del español Fernando Franco -“La herida”- conformaron lo más importante del palmarés de la sección oficial de este año en el certamen cinematográfico donostiarra.

“Gracias al jurado por escogernos siendo una película tan chiquita”, dijo Mariana Rondón, la primera mujer venezolana que recoge el máximo galardón de San Sebastián, tras recibir el premio.

“Pelo malo”, la tercera película de la realizadora venezolana, es una coproducción entre Venezuela, Perú y Alemania que relata la historia de un niño de pelo rizado que desea alisárselo para imitar a un cantante de moda y salir así en la foto del colegio, lo que crea enfrentamientos con su madre.

Elegida por unanimidad del jurado, el anuncio del máximo galardón fue acogido con cierta frialdad y algún abucheo en el Palacio del Kursaal donde se celebró la gala, y por contra recibió un largo aplauso en la sala de prensa, donde posteriormente Mariana Rondón respondió a las preguntas de los periodistas.

“Yo hice esta película para curarme de la angustia de ver tantas intolerancias. Pensar distinto a los otros, ser diferente, no es un problema. Gracias San Sebastián por respetar las diferencias”, dijo una emocionada Rondón ya con la Concha de Oro en sus manos.

Luego, ante informadores y críticos, Mariana Rondón presumió de su país y de sus compatriotas venezolanos, asegurando “lo más importante que le está pasando al cine nacional es que está teniendo público venezolano yendo a las salas”.

El éxito del cine latinoamericano se dejó notar en la ceremonia de clausura de un festival que quiere ser entrada a Europa del cine que habla español en América.

El director mexicano Fernando Eimbcke, y su película “Club Sandwich”, fue otro de los triunfadores de la noche al recibir a Concha de Plata al mejor director “por sostener con fuerza y lucidez un punto de vista arriesgado en esta historia revelándonos una historia íntima y personal”, según dijo la actriz chilena y miembro del jurado Paulina García, encargada de la entrega del premio.

El tercer largometraje de Eimbcke narra la historia de una madre especialmente unida a su hijo adolescente al que ve alejarse cuando éste descubre el sexo y el amor.

MARIAN ÁLVAREZ, MEJOR ACTRIZ

Uno de los más importantes galardones del certamen, la Concha de Plata a la mejor actriz, apenas resultó una sorpresa y fue para la actriz situada como la favorita en todas las quinielas, la española Marian Álvarez por su interpretación en “La herida”, de Fernando Franco.

“Todo el tiempo creemos en ella, nunca intenta seducirnos, transpira verdad en cada plano”, dijo el jurado.

Marian Álvarez interpreta a Ana, una mujer de 30 años que padece un trastorno límite de la personalidad, aunque ella lo desconoce. Eficiente en su trabajo, tiene, sin embargo problemas para relacionarse e impulsos autodestructivos que le impiden ser feliz.

La ganadora de la Concha de Plata a la mejor actriz tiene ahora muchas papeletas para triunfar también en los Goya, ya que las cuatro últimas premiadas en San Sebastián ganaron después un Goya.

“Gracias por haber hecho realidad uno de mis sueños”, dijo la actriz.

“La herida” recibió también el Premio Especial del Jurado por “su íntimo relato de la soledad”, y Franco recordó sobre el escenario que su último trabajo “es una película chiquita y artesana hecha con mucha pasión”.

La Concha de Plata al mejor actor fue para el británico Jim Broadvent, ausente en la ceremonia, por su trabajo en “Le Week-End”, donde interpreta junto a Lindsay Duncan a una pareja de profesores británicos que regresa a París muchos años después de su luna de miel para intentar revitalizar su matrimonio.

Completaron el palmarés de la Sección Oficial el premio del jurado a la mejor fotografía para “Canibal”, del director español Manuel Martín Cuenca; y el premio al mejor guión para la película francesa “Quai d‘Orsay”, de Bertrand Tavernier.

El estreno mundial de “T.S. Spiret”, de Jean Pierre Jeunet (“Delicatessen”, “Amelie”), puso el punto y final a la ceremonia de clausura y a una semana de cine en San Sebastián.

Edición de Inmaculada Sanz en Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below