Yahoo capta la atención de los anunciantes, pero ¿conseguirá dólares?

viernes 18 de octubre de 2013 16:25 GYT
 

Por Jennifer Saba y Alexei Oreskovic

NUEVA YORK/SAN FRANCISCO, EEUU (Reuters) - Hace tres semanas, la presidenta ejecutiva de Yahoo, Marissa Mayer, entró en un hotel de Manhattan y fue saludada como una estrella del rock por cientos de ejecutivos de la publicidad que la fotografiaban cuando se sentó para una entrevista con el periodista Charlie Rose.

Esa misma audiencia hace un año se habría quejado de que Mayer no había hecho lo suficiente para atraer a Madison Avenue, que es casi indiscutiblemente el elemento más importante de Yahoo dado que la compañía percibe más del 75 por ciento de sus ingresos de la venta de anuncios.

"Creo que Marissa ha sido un poco injustamente tratada", dijo David Cohen, jefe de medios de UM, unidad global del grupo Interpublic.

La industria percibió que Mayer no era tan cuidadosa con la publicidad, optando por centrarse únicamente en los productos, agregó Cohen.

Ejecutivos publicitarios argumentan que en los últimos seis meses, Mayer y su equipo han estado trabajando mucho para cambiar esa percepción, cortejando a publicitarios en citas claves de la industria y celebrando comidas.

Además de acudir a reuniones con representantes de agencias en las que han participado directivos de Yahoo como el gerente Henrique de Castro, el vicepresidente senior y jefe en Estados Unidos Ned Brody y la jefe de marketing Kathy Savitt.

La ofensiva ha impresionado a muchos en Madison Avenue, pero conseguir que los anunciantes gasten más en los sitios de Yahoo no ocurrirá de la noche a la mañana, según los expertos.

La vuelta al intercambio publicitario, que permite a los anunciantes colocar instantáneamente sus anuncios en una amplia constelación de webs, ha reducido los precios que empresas como Yahoo pueden cobrar.   Continuación...

 
El logo de Yahoo en su casa matriz de Sunnyvale, EEUU, abr 16 2013. Hace tres semanas, la presidenta ejecutiva de Yahoo, Marissa Mayer, entró en un hotel de Manhattan y fue saludada como una estrella del rock por cientos de ejecutivos de la publicidad que la fotografiaban cuando se sentó para una entrevista con el periodista Charlie Rose. REUTERS/Robert Galbraith